Presos mapuche de Angol cumplen 38 días en huelga de hambre

La Corte Suprema acogió este miércoles el recurso de nulidad interpuesto por la defensa

Publicidad

La vocera de los cuatro comuneros mapuche que se encuentran presos en la cárcel de Angol, y que llevan 38 días en huelga de hambre, Natividad Llanquileo, se mostró conforme con la decisión de la Corte Suprema de acoger el recurso de nulidad interpuesto por la defensa de los condenados en marzo por su presunta participación en el atentado ocurrido en 2008 en contra del fiscal Mario Elgueta.

El tribunal de Cañete había impuesto duras penas en contra de Héctor Llaitul, Ramón Llanquileo, Jonathan Huillical y José Huenuches. Entre 20 y 25 años de cárcel por delitos terroristas. Condenas que, para los abogados defensores, son excesivas.

Natividad Llanquileo señaló que “para nosotros es muy importante que se discuta”, además indicó que anteriormente la Corte de Apelaciones de Concepción había rechazado todos los recursos que presentaron, en que se constataba la presencia de testigos protegidos, declaraciones obtenidas por tortura y la no posibilidad que tuvo la defensa para contrainterrogar a los testigos.

“Si no se anule el juicio, lo más probable es que recurramos a instancias internacionales, […] donde se condenaría a Chile por violaciones a los Derechos Humanos”, añadió.

En cuanto a la condición de los presos que se encuentran en huelga de hambre, Llanquileo dijo que se encuentran bien de ánimo y estables en su salud. “Están siendo constantemente monitoreados, y su baja en el peso ya es visible. Llaitul ha perdido más de 13 kilos durante los 38 días que llevan en huelga de hambre”, añadió.

Además, aseguró que ellos van a seguir con la medida de presión hasta que sean escuchados en sus demandas y la Corte Suprema revoque el fallo que los condenó a 20 y 25 años de cárcel.

Apoyo Internacional

Por otro lado, diversas personalidades políticas e intelectuales, tanto académicos y organizaciones indígenas y sociales de diferentes países, firmaron una carta de solidaridad con los cuatro líderes mapuche condenados tras un cuestionado juicio.

Rigoberta Menchí, premio Nobel de la Paz en 1992 señaló que le “parecen alarmantes las enormes condenas contra los presos presos políticos mapuche en Chile”. A estas palabras se le sumaron las del escritor uruguayo Eduardo Galeano, el músico franco español Manu Chao y el sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein.

Firmaron también el llamado al Estado chileno por un juicio justo, el reconocido sociólogo mexicano Pablo González Casanova y el filósofo brasileño Emir Sader, entre una larga lista de destacadas figuras del arte y la intelectualidad mundial.

Los firmantes criticaron, entre otras cosas, que la respuesta del Estado de Chile ante las demandas indígenas de territorio y autonomía sea la criminalización de la protesta social, un derecho de todos los ciudadanos del mundo.

Además, hicieron un llamado al Estado chileno a garantizar el debido proceso de los detenidos, un juicio justo y sin la utilización de testigos secretos, la imparcialidad del tribunal que los procese, condiciones carcelarias dignas y fin al doble procesamiento.

Por último, instaron a respetar los derechos y garantías básicas del pueblo mapuche, a reconocer los derechos de los pueblos indígenas consagrados en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, y a responder de manera urgente a las demandas de los sentenciados en huelga de hambre desde hace más de cinco semanas.