Molestia e indignación entre los usuarios y televidentes del Festival de Viña del Mar causó el horario en que el grupo Illapu subió al escenario en la primera jornada del certamen.

Los oriundos de Antofagasta finalmente comenzó su show pasadas las 3:20 de la madrugada, lo que causó la ira de quienes esperaban escuchar al grupo.

La noche se extendió ya que el espacio destinado para el primer artista, Miguel Bosé, culminó pasada la medianoche. Luego fue el turno de Bombo Fica, quien con con una rutina que incluso tenía incorporada música en vivo, se quedó sobre la Quinta hasta la una y media de la madrugada.

Publicidad

Posteriormente, y entre cada tanda comercial, fue el turno de las competencias folclóricas e internacional, por lo que Illapu no pudo salir antes de las 3 de la madrugada.

Durante el concierto el vocalista del grupo, Roberto Márquez, aseguró que “es un abuso estar a esta hora aquí”, agradeciendo al entusiasta público que a pesar de la hora aún se encontraba en el recinto coreando sus temas.

El trato brindado a Illapu durante el Festival de Viña contrasta notablemente con el que recibió en el Festival de Antofagasta, donde el grupo se presentó en horario estelar previo a los fuegos artificiales para celebrar el aniversario de la comuna, además de recibir el Ancla de Plata, galardón que se entregó por primera vez en la historia del festival y además por decreto municipal se les declaró hijos ilustres de la comuna.