Cristián Cuevas: “Los trabajadores siempre hemos disputado el poder”

La Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) despidió al dirigente social Cristian Cuevas, otrora presidente de la organización, quien asumirá nuevos desafíos en la Embajada chilena en España como Agregado Laboral.   El dirigente social y otrora candidato a la diputación celebró con sus pares y se refirió en exclusiva a los proyecciones y expectativas que espera encontrar en España, así como en el sistema laboral en Europa.

Metas, desafíos, y ansias de aprendizaje son las palabras más recurrentes en el relato, que según Cuevas, “será también una narración colectiva del y para el pueblo de Chile”.

cc1– ¿Qué esperas encontrar en España?

En primer lugar, creo que España es un lugar donde están pasando muchas cosas a nivel social y laboral, el país está discutiendo acerca de reformas importantes, por lo que este cargo es también un desafío para intercambiar análisis respecto de las diversas políticas públicas que a nivel de Estado o Gobiernos que se han implementado o querido implementar. Esta experiencia es importante, ya que el debate no es propio de Europa, y paralelamente nuestro país está entrando en la discusión. Esto sucede en todo el continente y también en nuestra Latinoamérica, por lo que resulta doblemente importante analizar el escenario para no cometer los mismos errores. Es una oportunidad -sobre todo- para aprender y compartir experiencias.

Publicidad

– ¿Qué significa, en tu calidad de dirigente, asumir un cargo de esta envergadura?

Efectivamente, esta es una gran responsabilidad que me se ha mandatado, entre otras razones porque se avizora como un “apoyo al proceso colectivo” de lucha y reivindicaciones laborales que se ha gestado desde hace mucho tiempo en nuestro país. Como trabajador creo que si hoy estamos en este espacio y disputando cargos políticos, es producto a la unión que muchas personas, comunidades, y sindicatos han generado en la última década. Es allí, en esa estructura sindical donde se educa políticamente. En ese sentido, los dirigentes sociales y sindicales son también, dirigentes políticos. Es por eso que desde ese cargo, que no se le ha entregado a Cristian Cuevas sino que al dirigente social, el objetivo central será nutrir la discusión nacional con otras realidades, y es aquella búsqueda la que hoy se ve materializada en este mandato de Agregado Laboral en la Embajada de Chile en España.

Lo tomamos también como una oportunidad para vincularnos a una realidad global, con problemáticas y luchas sociales particulares como las que en estos momentos se debaten en Europa. Aquella experiencia permitirá se vincular los conflictos internos del país con la realidad mundial, y finalmente ser un instrumento a favor de la clase, generando vínculos a nivel laboral en toda su expresión.

¿Un cargo de esta envergadura y mandatado por el Gobierno, afecta en la legitimidad de un dirigente social?

Los trabajadores siempre hemos disputado el poder. Históricamente se ha demandado, y hoy con mayor fuerza, la ciudadanía exige ser un actor válido e influyente en la discusión de las Políticas Públicas. Sin embargo, hasta la fecha los trabajadores no hemos sido considerados como los actores relevantes que somos en todas las discusiones, educacional, salud, laboral por supuesto; pues somos los trabajadores quienes sustentamos la productividad de Chile -independiente del modelo que es refutable por completo-. En el fondo, el pueblo entero está marginado. Allí radica la necesidad de ocupar cargos de relevancia, en función de quienes representamos. No lo veo como un cargo personalista, sinceramente creo que es un instrumento que debemos poner en función del colectivo.

Este fenómeno político se vivió también en las pasadas elecciones, tanto municipales como parlamentarias, y aquella expresión es evidencia patente de que los trabajadores nos constituimos desde espacios de representación política, por lo que propender a utilizar esas estructuras es una expresión natural de la clase. En ese sentido no genera ninguna contradicción utilizarlos.

¿Como enfrentarás el escenario actual en España?

Lo primero es hacer una constatación en la práctica, en terreno. Sabemos que el país y el continente en general está atravesando por una crisis que, inducida o no, ha generado conflictos sociales para los trabajadores y población toda. En ese sentido, hay que hacer una comprensión concreta y ésta sólo se puede hacer escuchando a los habitantes y trabajadores españoles, así como a nuestros compatriotas que nos puedan aportar sus experiencias en esa patria. Sin embargo, creo que cada pueblo se determina, y en ese sentido, España tiene que aprender de su presente y su pasado, para finalmente proponer una nueva visión de país. Como Encargado Laboral, ciertamente podré compartir aprendizajes, pero así como hay procesos sociales, éstos deben ser independientes y nosotros sólo podemos aportar como observadores.

Es por ello que mi función, y la de la embajada en general -en tanto representante de Chile en otras latitudes-será estrechar la relación con los trabajadores chilenos en España, asistir y tratar de interceder por sus condiciones laborales, pues estamos conscientes de que existen situaciones de precaridad y discriminación con los migrantes… sobre todo contra nuestros compatriotas y otros pueblos. Y si bien esta es una situación que es conocida en Chile, hay muchas cosas que no se han hecho, y tareas por emprender.

Hay trabajadores que están por motivos laborales, y que podrán contar con la embajada en España y conmigo en particular, donde esperamos desde allí, orientar y prestar ayuda a las organizaciones de chilenos en ese país. Sobre todo, pondremos en el debate a aquellos trabajadores compatriotas que actualmente son violentados y discriminados, tal y como en Chile se discrimina a los ciudadanos de los pueblos hermanos, que vienen a buscar un mejor futuro en Chile. Nos relacionaremos con un conflicto cultural y globalizado, que no es ajeno a Chile y he allí la importancia de compartir experiencias.

Fuente: Confederación De Trabajadores del Cobre