Entre la burla, impunidad y el negacionismo se instala la Escuela de Suboficiales de Carabineros en Antofagasta

Por Agrupación Por La Memoria Histórica Providencia Antofagasta.

La nueva Escuela de Suboficiales de Carabineros – Grupo Antofagasta funcionará a partir de enero de 2019 en el ex centro de detención Política y Tortura Providencia. Esa es la información que manejamos en estos momentos. Todas las unidades de Inteligencia que hacen uso del lugar están siendo trasladadas a otros destinos desconocidos, siendo que hace algunos meses atrás la misma institución indicaba la complejidad y falta de recursos para su traslado.

Un nuevo rostro se le busca dar al lugar. Para Nuestra Agrupación este hecho constituye un acto de impunidad que realiza Carabineros de Chile, respaldado por el actual Gobierno quien, frente a la solicitud de la comunidad por abrir las puertas de la Providencia por medio de la asignación a la Agrupación de una parte del recinto para ser utilizada como un sitio de memoria, sólo la ha disminuido, haciendo caso omiso a las obligaciones del Estado en esta materia.

A fines del año 2017, posterior a diversos análisis del MOP y previo acuerdo establecido en la mesa técnica en la que participan diversas instituciones, entre ellas Carabineros y dirigida por la SEREMIA de Justicia y DDHH, presentamos una solicitud de exclusión y posterior asignación del sitio.

Publicidad

En el mes de febrero del 2018, Carabineros se negó a dar el visto bueno a la solicitud
realizada por nuestra Agrupación, la que consta en Oficio No 173, del 14 de febrero de 2018,documento en que la Secretaría General de Carabineros argumenta que no poseen los medios necesarios para el traslado de las unidades, información que el Ministerio del Interior remitió al Ministerio de Bienes nacionales.

De acuerdo a lo anterior, el establecimiento de la Escuela de Suboficiales resulta totalmente contradictorio, ya que por una parte Carabineros indican que no hay obstáculos en la ocupación del lugar para transformarlo en sitio de memoria siempre que el Estado les entregue una construcción nueva de las mismas características en metros cuadrados, rechazando cualquier otra opción. Sin embargo, al parecer no existieron problemas en desocupar el sitio para instalar una escuela para la misma institución.

Entonces la respuesta entregada por Carabineros y el gobierno, sólo es una burla a nuestras expectativas y a las de cientos de personas que han visitado el sitio y que se indignan al saber que un lugar que fue centro de tortura no sea ocupada una parte de él como sitio de memoria. Uno de los principales problemas que manifestó Carabineros durante la mesa técnica es la armería ubicada precisamente al lado de la Iglesia Providencia.

Primero que no podía ubicarse en cualquier parte y después que no contaban con los recursos y lugar necesario para su implementación. Tras la última mesa técnica y las reuniones posteriores con la encargada de derechos humanos de Carabineros Teniente coronel Karina Sosa Muñoz y la subsecretaria de Derechos Humanos Lorena Recabarren, nunca hubo planteamientos que permitieran vislumbrar la posibilidad de instalar esta Escuela.

En septiembre, alguien del gobierno regional comentó esta intención. Lo que en buenas cuentas era un hecho conocido en las esferas del gobierno regional. La gobernadora, en representación del Intendente Marco Antonio Díaz, en reunión solicitada por ley de transparencia, nos indicó que ellos buscarían la comodidad de Carabineros en este proceso de asignación del sitio a la Agrupación.

Todos los hechos mencionados anteriormente, sólo son un reflejo de que para el Estado las políticas reparatorias no tienen relevancia, permitiendo que instituciones jueguen con ellas para obtener mejores instalaciones y asignando un rol secundario a estas demandas, las que no se tratan de meros caprichos, sino que son necesarias como parte de la reparación del Estado por los graves crímenes de lesa humanidad cometidos, así lo han señalado diversas recomendaciones internacionales.

Por otra parte, nuestra Agrupación interpuso un requerimiento ante el Consejo de Monumentos Nacionales, debido a que Carabineros realizó modificaciones en el color de la pintura del lugar sin autorización de este organismo, dañando además el estado de unas baldosas del patio interior que se constituyen como uno de los atributos esenciales de la declaratoria del sitio.

De esta forma, la Institución atentó contra la ley y la protección que el sitio debe tener al tratarse de un monumento histórico, hecho que fue reconocido como una falta grave por la Teniente Coronel Karina Sosa y que refuerza esta idea de la falta de un interés real en comprender la complejidad de este tipo de políticas reparatorias.

Cuando en el país se argumenta que funciona el Estado de Derecho y las instituciones como la nuestra tienen amplias prerrogativas para funcionar y realizar gestiones y solicitudes que correspondan dentro de un marco determinado queda demostrado que no es así.

Este nuevo escenario, es absolutamente contrario al principal compromiso por la cual se accede a la mesa técnica y que en lo fundamental era para resolver la ocupación parcial o total del sitio de memoria por parte de la Agrupación. A un año y medio de la constitución de la mesa técnica, lejos de avanzar en nuestra solicitud se sigue buscando obstaculizar en el país a un sitio de memoria que da cuenta de las violaciones permanentes a los derechos humanos en un cuartel clandestino ocupado en su momento por la DINA, CNI y SICAR desde 1973 hasta casi el término de la dictadura. Precisamente el cuartel de mayor prolongación en el tiempo, cuya historia jurídica y delictual se sigue construyendo.

Carabineros de Chile coloca sobre la mesa sus necesidades y proyectos. No va al fondo ni intenta resolver nuestra solicitud que es una obligación de Estado cuyo compromiso y acuerdo es menester de los gobiernos de turno cumplir con lo que ellos mismos aprueban y firman de cara al país, pero sin empeño verdadero en materia de resolver los múltiples y variados conflictos derivados del golpe de Estado de 1973.

Este año el sitio de memoria Providencia ha sido una puerta semi abierta al conocimiento de una historia necesaria de contar en nuestra región, aportando por medio del trabajo de la agrupación en la formación constante en derechos humanos y caracterizándose como un espacio de reflexión de una de las etapas más oscuras y silenciadas de nuestro país tanto en dictadura como también en democracia. El ex cuartel Providencia al declararse monumento histórico y sitio de memoria ha sido visitado por muchas instituciones educacionales, académicas y comunitarias y han sacado sus propias conclusiones, felicitando el trabajo que hemos realizado, nos mueve un imperativo de hacer justicia y colocar la historia de luchas y resistencia en el lugar y sitial que corresponde.

Le preguntamos abiertamente a Carabineros de Chile y al actual Gobierno Regional, cuál es el problema que tiene la institución para que este proceso de reparación siga en una escala ascendente y se logre en el corto plazo facilitar su uso independiente y exclusivo del área que se está legalmente solicitando. Cerrar las puertas de La Providencia, actuar a espaldas de la Agrupación y la Comunidad educativa que demanda el lugar es un acto más de negacionismo e impunidad sobre los crímenes cometidos y un reflejo de la desvalorización del gobierno por fomentar la educación en derechos humanos y la construcción de una justicia restaurativa, a través de políticas que garanticen la no repetición de crímenes de lesa humanidad.

Llamamos a terminar con la falta de rigurosidad histórica que se advierte al no reconocer y no hacer uso de ningún sitio de memoria de los 42 lugares reconocidos por el informe Valech en nuestra región. Nuestra Agrupación ha puesto la investigación rigurosa, el relato, la historia y una propuesta educacional y cultural sólida que es la que se necesita para enfrentar y resolver una reparación moral.

Por tanto, llamamos a todas las organizaciones dedicadas a la defensa de derechos humanos, a pronunciarse rechazando el actuar del gobierno y de Carabineros, que colocan en segundo plano la posibilidad de entregar el sitio, entendiendo esta acción como una medida de reparación los/las afectados/as, sus familiares y a la sociedad antofagastina, que tiene el derecho a contar con un sitio en que puedan conocer sobre las diversas vulneraciones cometidas por la dictadura en nuestra región.

Finalmente, llamamos a todas/os quienes crean en la necesidad de descentralización de las políticas reparatorias y a la necesidad de contar con un sitio de memoria en la Región a pronunciarse sobre este hecho. Así como también, hacemos un llamado a Consuelo Contreras,directora nacional del INDH, a visitar el sitio y a instar al Estado al cumplimiento de sus obligaciones en torno a memoria, verdad y justicia, ya que si bien el INDH regional se ha constituido como veedor de la Mesa Técnica, creemos que este problema no ha encontrado solución con las autoridades regionales y vemos con profunda preocupación, considerando también la situación del Centro de Detención 3 y 4 Álamos, que al parecer existe un actuar sistemático y generalizado del Gobierno enfocado a subestimar la necesidad de cumplir con sus obligaciones en torno a la justicia restaurativa y de reparación.
Agrupación Por La Memoria Histórica Providencia Antofagasta.