El deber del Periodista ¿Informar, entretener, vender o mentir?

Juan Angel Torres Editor Web del Diario de Antofagasta
Juan Angel Torres
Editor Web del Diario de Antofagasta

Hace poco leía a unos periodistas felicitarse entre sí por sus labores realizadas y tirándose flores los unos a los otros como si fuera deporte olímpico.

Creo, sin temor a equivocarme, que los mismos periodistas olvidaron los objetivos del periodismo, los cuales son Informar, Educar y/o Entretener, los cuales, obviamente, no pueden ser todos parte de una misma noticia pero si, por lo menos, debe contener alguna.

Los colegas critican algunas notas divertidas que cumple la función de entretener y la califican de “no periodística”, lo comprendo de la persona común pero no de una que, supuestamente, sabe de comunicaciones.

Publicidad

En lo personal, me parece cuestionable el trabajo del periodismo que se está viviendo en los últimos años, la mayor parte del pueblo chileno critica a los medios tradicionales, ya sea impresos o de televisión, mediante las redes sociales pero sigue consumiendo sus pautas y programación.

Sería fácil decir que se entrega lo que la gente consume pero me gustaría ir más allá y entregar la solución: Dejar de producir ese producto.

Me preocupa que las nuevas generaciones de periodistas se formen bajo el legado de colegas inescrupulosos que se prostituyen por un pedazo de dinero y/o cargos que se extraen de este enorme pastel de corrupción de la noticia.

Me molesta que que critiquen el sistema pero lo avalen con su forma de trabajar y que solo busquen verse en pantalla para aumentar su ego pensando, secretamente, que los otros medios son enemigos.

Me angustia que se justifiquen aludiendo que “hay que comer” y “ser profesionales”, por lo que no tienen problemas en ser Relacionadores Públicos en vez de Periodistas, ganando mucho dinero mientras arruinan el periodismo y desinformen entregando solo una parte de la noticia.

Espero que aquellos colegas que lean esto, también se preocupe, molesten o angustien por su situación y se pregunten si realmente están aportando para construir una sociedad más informada y justa, donde todos tengan la oportunidad de aparecer en la prensa y no solo los que tengan dinero.

Me gustaría que todos los periodistas que alzan su bandera de lucha por la democratización del periodismo, dejen de lado el trabajo aburguesado y bien remunerado en la prensa tradicional, funden su propio medio y sigan una pauta impuesta por la ciudadanía y no por los grandes poderes económicos. Además, me gustaría que los chanchos vuelen. Veo más cercano lo segundo.