Solidarios solamente para la Teletón: La realidad de la inclusión en Chile

Juan Angel Torres Editor Web "El Diario de Antofagasta" Tuiter @NoteroAngel
Juan Angel Torres Editor Web "El Diario de Antofagasta" Tuiter @NoteroAngel
Juan Angel Torres
Editor Web “El Diario de Antofagasta”
Tuiter @NoteroAngel

El 2009 en la Cámara de Diputados se aprobó la Ley sobre Igualad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, lo que significaba que el Gobierno debía garantizar a aquellos con capacidades diferentes y/o movilidad reducida, el igual acceso a la vida política, social, cultural, laboral, etc.

¿De qué forma se le daría cumplimiento? Asegurando la promoción de oportunidades y  eliminando barreras de accesibilidad, de manera de mejor la calidad de vida de dichas personas.

En esa época, no creo equivocarme al decir que fueron todos los sectores políticos, diversos estratos económicos y personas de distintas nacionalidades que celebraron la promulgación de la ley pero ¿Qué tanto del papel pasó a la realidad?

Publicidad

El Departamento de Estudio de la Ley de la Cámara de Diputados reveló que el cumplimiento por parte de los organismos del Estado es absolutamente deficiente.

Los problemas

La Ley 20.422 en su artículo 28 establece que todo edificio de uso público y todo aquel que, sin importar su carga de ocupación, preste una servicio a la comunidad, así como toda nueva edificación colectiva, deberán ser accesibles y utilizables en forma autovalente y sin dificultad por personas con discapacidad, especialmente por aquellas con movilidad reducida.

Sin embargo, la Corporación Ciudades Accesibles, denunció en junio del 2017 que el Ministerio de Obras Públicas han dado cumplimiento de la normativa para asegurar la construcción de diseños universal en pasarelas o puentes peatonales.

No es un misterio que aquellos que se utilicen silla de ruedas les es imposible utilizar pasarelas pues no existen ramplas o aquellas tienen un desnivel erróneo y en algunos casos se encuentran muy alejados de los paraderos.

¿Qué hacer?

Las personas transitan por las calles con rapidez y sin mirar a sus lados, la única vez que ayudan económicamente a los discapacitados es para la Teletón entre cámaras, globos y exposición pero ignoran a los que se ven obligados en las calles y no consideran anotarse como socios de alguna fundación o similar que ayude a las personas con capacidades diferentes.

Los invito a que cada vez que caminen, entren a un edificio,  a un restaurante, a su lugar de trabajo o estudio, analicen si todos pueden ingresar fácilmente o solamente algunos, pues aunque no sean días de Teletón, los discapacitados existen y merecen su ayuda y consideración.