Señor Director:

Se ha visto mencionar bastante en la prensa durante estos días que el concejo municipal decidió no otorgar patente de cabaret al puticlub “black”, ubicado en el sector Parque Brasil de Antofagasta. La Alcaldesa, concejales y varios aspirantes a candidatos se fotogafiaron y grabaron sendos videos declarando su preocupación por la ciudad. Mientras tanto, en pleno centro, la colección de puticlubs siguen funcionando a destajo, rodeados de maleantes, macheteros y borrachos, sin que nadie los ordene ni les ponga freno. Parece que los propietarios de “black” cometieron un error, eligieron mal el lugar donde instalarse. Si el local estuviera en el centro ya estaría operando sin ningún problema. Para políticos, autoridades, policías y la prensa, la tranquilidad de algunos vecinos de Antofagasta importa más que la del resto.

Juana Díaz

Publicidad