Impacto ocasionó en Antofagasta el hallazgo del cuerpo sin vida de una joven de tan solo 23 años de edad el domingo 23 de Junio.

A medida que pasan las horas gracias a la investigación realizada por la Brigada de Homicidios de Antofagasta, se pudieron aclarar varias incógnitas del crimen.

El Subprefecto Erwin Rojas Jefe de la BH, aclaró que al comienzo se pensaba de un posible intento de suicidio, pero con los antecedentes que se recopilaron a través de la investigación se llegó a la conclusión que Lisbeth Apunari, la joven de 23 años y madre de un hijo, habría sido asesinada por su pareja quien fue detenido y formalizado por femicidio.

Publicidad

El Subprefecto Rojas también explica la situación previa a la muerte de la joven. “Ellos se van a la pieza. En la pieza se produce una discusión, una discusión de manera fuerte y en que la mujer lo intenta agredir. A raíz de esto el imputado decide botarla de la cama y la comienza a estrangular con un polerón de su hijo.”

Además, se dio a conocer que esta pareja tenía un hijo y ambos habían ingresado hace poco al país, específicamente en Junio, ambos provenientes de Bolivia.

Sumándole a todo esto, el imputado, para intentar que el suceso pareciese un suicidio, agarró fragmentos de un vaso roto y procedió a realizar diversas heridas en las muñecas de su pareja ya difunta.

Cabe destacar que el imputado en este caso la pareja de la joven asesinada, habría renunciado a su derecho de guardar silencio y reconoció su participación directa en el crimen.