Hospital de Antofagasta rechaza condena por negligencia médica

Los familiares y amigos de la joven han realizado diversas manifestaciones exigiendo justicia.

En el centro asistencial indican que brindaron “todas las atenciones necesarias” a la joven de 24 años que murió luego de someterse a un bypass gástrico, lo que se contrapone al Fallo de la Corte de Apelaciones, que indica claramente una falta de servicio por parte de los profesionales médicos del Hospital.

Los familiares y amigos de la joven han realizado diversas manifestaciones exigiendo justicia.
Los familiares y amigos de la joven han realizado diversas manifestaciones exigiendo justicia.

El Hospital Regional de Antofagasta, indicó que está evaluando interponer los recursos que correspondan ante la Corte Suprema de Justicia, luego que la Corte de Apelaciones de Antofagasta condenara al médico Augusto Severino Siccha Vejarano y al Hospital Regional de Antofagasta, a pagar solidariamente una indemnización de 120 millones de pesos a los padres de Juana María Barrera Araya, quien falleció en el recinto asistencial, en febrero de 2012.

La joven de 24 años, se endeudó con una serie de casas comerciales con el fin de someterse a la operación de bypass gástrico que le cambiaría su vida. No obstante, un mes después de la intervención y tras sufrir diferentes malestares, acudió al Hospital Regional, donde falleció debido a una peritonitis.

Publicidad

Sin embargo, desde el recinto asistencial, indicaron mediante un comunicado de prensa que la sentencia “se estima por el hospital no estar ajustada a los hechos de la causa ni justificada, puesto que el hospital le brindó todas las atenciones médicas necesarias a la paciente para tratar de salvar su vida”.

Asimismo, manifestaron que el fallecimiento obedece a las complicaciones de una “intervención quirúrgica particular, de la cual el hospital regional no responde ni tiene culpabilidad alguna”.

No obstante, el fallo del tribunal de justicia, indica que  si existió una falta de servicio por parte de los profesionales médicos del Hospital Regional de Antofagasta, la cual “está radicada en una serie de imperfecciones y negligencia ocurridas cuando la paciente ingresa como usuaria el día 28 de enero de 2012, a las 10.30 horas aproximadamente, a la unidad de emergencia con dolores y malestares provenientes de la operación en cuestión y después de haber sido dada de alta, sin que se adopte inmediatamente medida alguna que sea llamar al doctor tratante (demandado), quien acudió pasado el mediodía”.

Cabe destacar que esta información se conoce precisamente en momentos que el centro asistencial recibe numerosas críticas debido a la falta de personal, lo que se traduce en una falta de servicio a los usuarios, la cual se incrementa en las festividades.