Analizan aplicar eutanasia para controlar población de patos yecos

Municipio solicitó autorización para aplicar la polémica medida al Servicio Agrícola Ganadero (SAG). El plan se realizaría en el primer semestre del año 2015.
file_20130327133014
Autorización para aplicar Eutanasia como forma de controlar el aumento en la población de los “Cormoranes negros” o Patos Yecos, es la medida que la Municipalidad de Antofagasta solicitó al Servicio Agrícola Ganadero (SAG), debido a los problemas que estos están provocando tanto en las áreas verdes de la ciudad como sus sectores aledaños.

Actualmente es perceptible el daño que han causado estas aves debido a que sus fecas contienen químicos corrosivos que afectan a cualquier estructura como postes de luz, techo de vehículos e incluso son capaces de matar a los árboles donde estos han construido sus nidos.

El problema ya había sido controlado temporalmente cuando el municipio tomó la medida de podar una gran cantidad de árboles de un gran número de áreas verdes, especialmente en el sector de la Av. Brasil donde se concentra el mayor número de estas aves. Medida que fue efectiva durante un tiempo, pero el número de estos patos ha aumentado y se han tomado nuevamente estos puntos de la ciudad.

Publicidad

Falta de respuestas
Carlos Guerra, biólogo de la Universidad de Antofagasta y director del Centro Regional de Estudios y Educación Ambiental, advirtió de esta situación a la municipalidad, quien además aclaró que la poda de árboles es una solución que duraría hasta esta época del año.

“A estas alturas no es mucho lo que se puede hacer, ya que están por terminar su proceso de nidificación” aclaró el experto, quien también menciona que estas especies buscarán reproducirse donde sea pese a la poda de árboles.

Los pinos y eucaliptos han sido los más afectados por los yecos, dado que ya casi no quedan esta especie de árboles en nuestra ciudad, las palmeras se estarían convirtiendo en el nuevo hogar donde vivirán y cuidarán a sus crias.

Guerra también recalca el lento actuar de las autoridades, dado que a principio de año se les advirtió de esta situación y no obtuvieron respuesta alguna, ellos propusieron un plan de combate en julio que es el momento en que esta especie comienza a reproducirse.

Eutanasia

Desde el SAG explicaron que el municipio solicitó un permiso para controlar la natalidad de estas aves en la comuna recurriendo a la eutanasia. Aun así Carlos Ceres, encargado regional de recursos naturales renovables de la institución fiscalizadora, señaló que el permiso que consiguió el municipio se llevará a cabo siempre y cuando se cumpla una serie de requisitos que establece la Ley de Caza.

Entre esas obligaciones que deben cumplirse está el cuidado de las aves más jóvenes y generar un plan especifico en caso de eutanasia y además asegurar que los animales no recibirán malos tratos y no sufrirán en dicho tratamiento.

Este plan de acción se estaría llevando a cabo por parte del municipio para el primer trimestre del año 2015, bajo fuerte fiscalización del SAG para que se cumplan las normas que exigen la Ley de Caza. Con esto se espera controlar la creciente población de estas aves que han estado causando destrozos en los lugares donde se han reunido, aunque desde el punto de vísta ético también se trata de una situación que de seguro generara críticas entre los defensores de los animales.