Polémica por aborto en Calama: ¿Médico o agente de la Dina?

hosp

Fuerte rechazo ocasionó entre organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, la detención de una mujer de 25 años en el hospital Carlos Cisterna de Calama, luego que un ginecólogo violara el secreto profesional y la confidencialidad de la relación médico-paciente y la denunciara por sospechar que se habría inducido un aborto.

La mujer llegó al centro asistencial con sangrado vaginal y un intenso dolor abdominal. Al ser atendida por el médico tratante, éste encontró restos de Misotrol (medicamento utilizado en la mayor parte de los países desarrollados para interrumpir embarazos en forma segura) al interior de su cavidad vaginal y decidió llamar directamente a Carabineros, quienes la detuvieron en el mismo recinto, según informó este martes el director del hospital, Patricio Toro.

Publicidad

Debido a este hecho, Iniciativas x Calama y la Red de Mujeres El Loa convocaron a una “funa” en contra del profesional, en el frontis del recinto.

Los convocantes, indicaron que el objetivo es que se deje de “criminalizar el drama de miles de mujeres que deciden interrumpir un embarazo no deseado. No aceptaremos que Calama sea una ciudad medieval”.

RECHAZO

Dado el contexto de discusión sobre la despenalización del aborto en tres causales, inmediatamente la noticia causó diversas reacciones.

El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, sostuvo que el Ministerio de Salud ha instruido –en virtud de la necesaria confidencialidad y el trabajo médico– que “los profesionales que atienden a la mujer que se ha provocado un aborto no se conviertan en agentes  interrogatorios, porque lo único que hacen es disminuir la calidad de la atención”.

En tanto, para la presidenta del Colegio de Matronas, Anita Román, el médico “violó su juramento de confidencialidad”, Además, agregó, “se olvidó que era médico y él está para dar salud, no para meter presa a las personas”.