Alcalde de Calama fustigó al gobierno por permitir lucro con el agua

“Nos indigna y nos ofende que los privados sigan lucrando con los recursos naturales”, manifestó Esteban Velásquez,  críticando al Gobierno ante venta de sanitaria en la Región de Antofagasta.

Aguas-Antofagasta_640x400

Tras darse a conocer la noticia que Antofagasta plc  cerró la venta de Aguas Antofagasta al Grupo Empresas Públicas de Medellín, el alcalde de la comuna de Calama, Esteban Velásquez Núñez emitió una fuerte y dura crítica al Gobierno por continuar avalando los negocios de los privados en vez de recuperar los recursos naturales que le pertenecen a todos los chilenos.

Publicidad

La máxima autoridad calameña mostró su malestar y no dudó en puntualizar que “nos indigna y nos ofende que los privados sigan lucrando, ganando mucho dinero a costa de los recursos naturales, en este caso el agua que le pertenece  a Chile y particularmente al Oasis de Calama, nos sentimos atropellados, porque si hay un acto patriótico que hay que realizar en Chile es recuperar recursos naturales, hemos dicho respecto al cobre lo mismo y hoy lo decimos con respecto al agua”.

El edil calameño emplazó al Gobierno tras permitir que las empresas privadas continúen lucrando con los recursos naturales que son de todos los chilenos “Nos molesta que privados chilenos, mayoritariamente, del consorcio Luksic hayan sido dueños de Aguas Antofagasta y hoy hagan negocios con los colombianos con un agua que nos pertenece a todos y ellos sigan llenándose los bolsillos de dinero. En su oportunidad le pedimos al gobierno que los recuperara”.

Asimismo, Velásquez agregó que “Si no es el Estado de Chile, con el gobierno de turno, quien se movilice rápidamente para que se recupere este recurso natural y quede en manos de los chilenos, seremos los ciudadanos que desde Calama vamos a levantar la voz, vamos a salir a las calles a defender lo que nos pertenece”.

Finalmente, el alcalde de Calama manifestó que cada vez es menor el caudal del río Loa, el aosis es depredado y el agua disminuye, mientras los privados siguen lucrando y quienes viven en la ciudad sólo se quedan con las mermas en los recursos naturales.