La región de Antofagasta exige avances concretos en descentralización

Actores políticos y sociales de la región consideran que no existe voluntad política por parte del poder político para avanzar en más autonomía y recursos para las regiones, y los recientes avances en este ámbito son sólo gracias a las movilizaciones de Calama, Magallanes, Aysén y Tocopilla, entre otras zonas del país.

Paro-Calama-1-e1312326720598

Movilizaciones sociales en la Región y en especial en Calama han puesto la luz de alerta de la gran necesidad que poseen las regiones de contar con mayor autonomía a la hora de administrar sus recursos, elegir sus autoridades y generar un ordenamiento territorial.

Esteban Velazquez, alcalde de Calama
Esteban Velásquez, Alcalde de Calama.

En este sentido, autoridades como Esteban Velásquez, alcalde de Calama, ha manifestado  duras críticas ante lo que considera el olvido de parte del Gobierno de las regiones, “si llegase a resultar la Reforma Constitucional de Descentralización, sería un importante paso que el (la) intendente sea elegido por voto popular, pues por primera vez en la historia este cargo lo obtendría una persona que fuese un representante fiel de los ciudadanos de la región de Antofagasta, además tendría el honor de ser el primer defensor de los derechos y demandas que acá tenemos. Pese a esos puntos a favor, lamentablemente al momento no existe ninguna voluntad política por parte del poder político de sacar adelante esta iniciativa, y si se está avanzando es sólo gracias a empujones de comunas como Calama y Regiones como Antofagasta que hemos estado permanentemente gritando que el centralismo ya no da para más, y que nos está transformando en ciudades bombas de tiempo si no se avanza en concretar este proyecto

Publicidad

En marzo de este año la Cámara del Senado de la República votó a favor de legislar sobre la Reforma Constitucional de Descentralización, la que pretende otorgar mayores atribuciones a los gobiernos regionales y a los intendentes que serán electos el 2018, lo que podría resultar un gran paso hacia un cambio en cuanto a la administración del país, considerando que Chile sigue siendo el país más centralizado de Latinoamérica en relación al tamaño de su economía versus la cantidad de población que posee y el único donde no se eligen las autoridades locales.

Mario Acuña, Presidente Consejo Regional Antofagasta.
Mario Acuña, Presidente Consejo Regional Antofagasta.

Al respecto el presidente del Gobierno Regional, Mario Acuña, expresó que la región necesita fortalecer sus liderazgos y de esta forma interpretar adecuadamente lo que la comunidad realmente requiere, “el tener un Intendente electo no sólo es bueno para la democracia sino que se establece una figura política que tiene una legitimidad que viene de la ciudadanía, es decir, es su representante ante el poder político central” agregó.

El hecho que los Intendentes sean elegidos en regiones es un punto que destaca dentro del Proyecto de Ley de Descentralización, Heinrich Von Baer, presidente de la Fundación Chile Descentralizado, organización que trabaja para apoyar el avance del proceso de descentralización y desarrollo territorial del país, consideró que las prácticas políticas de las últimas décadas han demostrado que la institución de los Intendentes designados es muy disfuncional a las dinámicas de desarrollo y desafíos del siglo XXI, “porque ellos no tienen estabilidad para desarrollar un efectivo programa de gobierno de su región; no tienen capacidad de negociación con el gobierno central, y viven un permanente conflicto de lealtades, entre el partido que los propone, el Presidente que los nombra y revoca, y el progreso y bienestar de la comunidad regional que gobiernan, la que debiera ser la primera y única lealtad” agregó.

Heinrich Von Baer
Heinrich Von Baer, Presidente Fundación Chile Descentralizado.

Otra de las duras aristas que tiene la centralización es la injusticia social en territorio ricos en recursos naturales y que no reciben los beneficios que se desprenden de la explotación de recursos, y sin mayor conciencia ante los efectos negativos de la actividad industrial como son altos niveles de contaminación que afectan a la región y la pobreza que existe en distintos centros urbanos industriales, proyectos que generan grandes divisas sin que se retribuya a las regiones donde se generan.

Mario Acuña, enfatizó que la Región de Antofagasta se ha visto perjudicada visto desde los niveles de desarrollo, “nuestra región que realiza un gran aporte económico al país, no recibe lo que necesita para tener ciudades vivibles, para resolver los problemas de contaminación provocados por su principal acción económica que es la minería, para tener una infraestructura hospitalaria, de transporte acorde, para tener recursos que nos permitan transitar más allá de la minería, es decir buscar otros polos de crecimiento económico que permitan enfrentar un futuro diversificado económicamente” concluyó.

La Región de Antofagasta es una de las grandes promotoras de la descentralización dadas sus características económicas y productivas y también como una víctima del daño medioambiental y social a la cual ha estado expuesta, por lo que la aprobación de la Reforma Constitucional es un paso hacia la equidad. Ahora sólo queda confiar en las voluntades políticas para que el sueño se haga realidad.