Prisión preventiva para mujer que intentó asesinar a su cónyuge en Mejillones

parricidio

La fiscal Yasmina Aspe Rosas, formalizó hoy a B.A.P.C, mujer de 53 años, por el delito de parricidio en grado de frustrado, luego que el 31 de mayo intentara dar muerte a su cónyuge de 62 años, al que enterró un cuchillo en el cuello mientras este dormía en el hogar que la pareja compartía en calle Bernardo O”Higgins de la comuna de Mejillones.

La fiscal solicitó la medida cautelar de prisión preventiva, la cual fue concedida por el Tribunal que dispuso un plazo de investigación de 80 días.

Publicidad

Los hechos ocurrieron pasadas las cinco de la mañana, cuando la mujer se levantó, fue hasta la cocina y tomó un cuchillo el que luego enterró a su esposo, con el que lleva 32 años de casados y tienen 3 hijos.

El hombre despertó y preguntó a su esposa que pasaba y al ver que le estaba saliendo sangre por la boca se levantó se puso unas pantuflas y se dirigió hasta el hospital, ubicado a media cuadra de su casa, donde fue atendido por el médico de turno al que narró lo que acababa de ocurrir en su domicilio.

El hombre presentaba una herida cervical penetrante que le causó un shock hipovolénico, lesiones que de no haber recibido oportuna atención médica le podrían haber causado la muerte, según diagnóstico de los médicos que le atendieron, primero en Mejillones, luego en Antofagasta lo cual coincide con el posterior diagnóstico del Servicio Médico Legal.

Una hija de la pareja declaró que sus padres no tenían antecedentes de violencia intrafamiliar.

En primera instancia la mujer hizo presente que había querido terminar con la vida de su esposo para evitar que siguiera sufriendo ya que padecía una grave enfermedad cardiaca, de la cual estaba siendo tratado en el Hospital de Mejillones.

Posteriormente complementó esta declaración indicando que la enfermedad de su esposo hacía que este no le prestara atención y la maltratara psicológicamente, aunque reconoció que a pesar de esta situación ella quería mucho a su marido.

La defensa se opuso a la prisión preventiva indicando que había que considerar que la imputada se sentía afectada por un cuadro de violencia intrafamiliar y que podría tener otra medida cautelar como la reclusión domiciliaria total.

El juez rechazó esta solicitud argumentando que ella reconocía que había querido privar la vida de su esposo, lo cual en el ordenamiento legal chileno es uno de los delitos más graves que se puede cometer.