La urgente necesidad de garantizar el acceso a la vivienda en la región de Antofagasta

campamentos-Antofagasta

La Declaración Universal de Derechos Humanos aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en 1948 establece como principios fundamentales la dignidad de todo ser humano y la igualdad ante la ley. Los derechos humanos son importantes porque establecen un conjunto de normas y derechos que todos los pueblos y las naciones deben reconocer y proteger para toda su población.

En Chile más de 38.000 familias viven en campamentos, quienes están expuestos día a día a violaciones del derecho a la salud, la educación, del acceso a la justicia y de habitar en una vivienda adecuada con un medio ambiente sano. Este último se debe principalmente a la falta de una política estructural de vivienda que pueda dar respuesta, solución habitacional definitiva, a las familias más pobres del país.

Publicidad

En la región son más de 6.229 familias que viven en campamentos y son ellas por las que la sociedad debe luchar, para que mejoren sus condiciones de vida. Este debe ser un compromiso de cada uno de nosotros, que debe reflejarse en nuestras acciones diarias, en el entorno familiar e íntimo, en las instituciones públicas y privadas, en nuestro discurso y nuestra labor.

Hace algunos días recibimos la visita de la relatora del Derecho a una vivienda adecuada de la ONU la Sra. Leilani Farha, quien podrá observar las condiciones precarias que viven miles de familias en nuestro país. Paralelo a esta visita, en la comuna de Calama las principales autoridades se reúnen para efectuar el desalojo del campamento Calameños Unidos en el que habitan más de 400 familias.

Creemos que es fundamental recordar que Chile ha firmado tratados internacionales en el que se reconoce el derecho a la vivienda. Valoramos el trabajo que se realizó con al comité de vivienda Calameños Unidos I que se trasladaron al barrio transitorio, sin embargo el comité de vivienda 2 se le han cerrado varias puertas. Hoy viven con el temor de que mañana no tendrán un techo en el que cobijar a sus hijos porque los sueldos y problemas estructurales que los obligaron a tomar la difícil decisión de vivir en campamentos.

Milko Zenteno, Director Regional de TECHO-Chile región de Antofagasta