Contratistas de Minera Escondida se tomaron la Catedral de Antofagasta

Fotografía: Sebastián Baygorria

Un grupo de trabajadores de la empresa Compass Catering, contratista de la empresa de capitales extranjeros Minera Escondida, se tomaron la Catedral de Antofagasta, con el fin de sensibilizar a la opinión pública respecto a sus demandas.

Con carteles como “Estamos mal los 292 en huelga y con sueldos miserables”, así como otro alusivo a la Confederación de Trabajadores del Cobre, que fueron instalados frente a la iglesia, este grupo de trabajadores busca llamar la atención de los medios de comunicación ante la escasa cobertura que se ha entregado a este conflicto y el drama que afecta diariamente a sus familias, tal como develó un reportaje de El Diario de Antofagasta.

Los mineros también ingresaron al interior para tañer las campanas del templo.

Publicidad

En tanto, mediante la red social Twitter, cundió el rumor de que algunos reporteros se encontrarían “retenidos” en el interior de la iglesia.

El Diario de Antofagasta se pudo contactar con la hermana Ximena Alarcón, de Comunicaciones de la Iglesia, quién se negó a entregar declaraciones, no obstante el ambiente era de relativa calma y se encontraba desempeñando normalmente sus labores en su oficina, al igual que la mesa central.

En la misma línea se manifestaron los trabajadores, quienes acusan una campaña de desprestigio por parte de ciertos medios de comunicación, en contra de los trabajadores, con el fin de favorecer a la minera extranjera.

Un drama que se sigue extendiendo

Los trabajadores de Compass Catering cumplen ya 24 días en huelga acampanado en precarias condiciones frente al edificio corporativo de Minera Escondida, a la espera de que la empresa acceda a sus demandas.

El arzobispo de Antofagasta, monseñor Pablo Lizama, está actuando como mediador entre los trabajadores y la empresa, a quien instó a escuchar a sus trabajadores.

Noticia en desarrollo