Defensoría regional de Antofagasta ha atendido a 3.356 personas detenidas durante las protestas en los últimos tres meses

Solo durante el mes de enero se ha solicitado la ilegalidad de 50 detenciones realizadas en contexto de manifestaciones.

Detenciones han afectado incluso a periodistas y reporteros gráficos de medios de comunicación realizando su trabajo informativo y documental durante las movilizaciones. (Archivo)

Un total de 3.356 personas detenidas han sido atendidas por la defensoría regional de Antofagasta en los últimos meses, cuando se registran intensas movilizaciones sociales en la región.

Las principales comisarías de la región se transformaron en foco de atención por la cantidad de detenidos y la escasa información que podía obtenerse de ellos, frente a lo cual defensores y defensoras de turno concurren al lugar para evaluar el estado de las personas, los motivos de su detención y gestionar su rápida liberación.

Las cifras detalladas indican que se han atendido 3.356 personas entre todas las localidades de la región, de ellos, el 63.8 por ciento corresponden a detenidos en Antofagasta, es decir, 2.143 hombres, mujeres y adolescentes. En Calama se han registrado 1.177 entrevistas y ello equivale al 35 por ciento del total de personas atendidas por defensores y defensoras desde el comienzo del estallido social.

Publicidad

En este sentido, el Jefe de Estudios de la Defensoría Regional de Antofagasta destacó que “la permanente presencia de la institución en las distintas comisarías ha permitido conocer y activar las gestiones que han sido necesarias para resolver asuntos complejos como la libertad de menores de edad, priorización de casos de salud urgentes y, especialmente, entregar información a los familiares que se apostan en las inmediaciones para saber qué pasa con sus detenidos y detenidas”, comentó Ignacio Barrientos.

La Defensoría Regional de Antofagasta activó desde el primer día un calendario de turnos de defensa y durante varias semanas los defensores y defensoras que debían estar hasta altas horas de la madrugada en las comisarías, al día siguiente cumplían de igual manera sus turnos y audiencias de sala en tribunales lo que generó un gran desgaste entre los profesionales.

Durante el mes de noviembre y todo diciembre fue posible, gracias a las gestiones de la Defensora Regional, Loreto Flores Tapia, contar con los recursos para contratar a dos defensores que se hicieron cargo exclusivamente de la labor de comisarías lo que permitió concentrar a los demás profesionales en las labores habituales, especialmente en un periodo de cierre de año en que las gestiones administrativas aumentan.

Uno de los efectos de la permanente presencia de la Defensoría en comisarías se relaciona con la imagen de cercanía que fue ganando la institución en la ciudadanía y en la sociedad civil desde donde se coordinan con la institución para un trabajo en red.

Cada día se activa un circuito de información que permite rápidamente obtener los nombres y las condiciones en que fueron detenidos. Estos datos los aportan los observadores de Derechos Humanos de distintas organizaciones y además de utilizarse en las gestiones con fiscalía, tribunal de garantía e incluso de familia, se ha vuelto una herramienta muy eficiente para que entregar la información a los defensores que al otro día deben asumir los controles de detención, lo cual incluso ha incidido en la declaración de ilegalidad de las detenciones por parte de los magistrados.

En la región se ha registrado que un 7 por ciento de los detenidos se trata de adolescentes y un 21 por ciento de mujeres. Estas cifras se actualizan diariamente y se lleva un registro pormenorizado de las atenciones en comisarías lo cual ha permitido vincular a la Defensoría con las organizaciones internacionales que han llegado al país para evaluar la situación de derechos humanos en el contexto del estallido social. Así es como los directivos sostuvieron reuniones con la delegación el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Amnistía Internacional y prontamente con la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Hemos logrado posicionar a la Defensoría Penal como un órgano con independencia técnica, capaz de reaccionar con prontitud y efectividad frente a la contingencia y eso habla del compromiso social de los defensores y defensoras que asumen con gran seriedad su labor como garantes de los Derechos Humanos. Estamos satisfechos y sabemos que a pesar de ser largo el desafío, continuaremos a diario en las comisarías”, expresó el Jefe de Estudios.

Actualmente ya no hay defensores especialmente contratados para las comisarias por lo cual han vuelto los turnos rotativos de profesionales y, con ello, se ha reactivado la actividad de los manifestantes, tanto es así que desde el 01 de enero a la fecha se han atendido a 434 personas y se han solicitado 50 ilegalidades.