Karen Rojo anuncia querella contra estudiantes por vidrios rotos en la Municipalidad de Antofagasta

La edil avaluó los daños registrados tras una manifestación de estudiantes secundarios en más de 33 millones de pesos.

Los ventanales rotos (IMA)

Una querella en contra de quienes resulten responsables de la rotura de ventanales de la Municipalidad de Antofagasta, tras una manifestación de estudiantes secundarios de la ciudad, anunció este martes la alcaldesa Karen Rojo.

La edil, avaluó los daños en más de 33 millones de pesos y aprovechó de “dar gracias a Dios” de que en el incidente no se haya producido ninguna víctima, “porque nosotros atendemos diariamente muchas personas y particularmente el daño que hicieron se presentó en la sección donde se realiza la mayor parte de atención al público que está relacionada con las ayudas sociales”.

La situación se produjo luego que se realizara una espontánea manifestación de estudiantes secundarios de la capital regional, quienes al igual como ha sucedido en todo el país, comenzaron a radicalizar las protestas ante la falta de respuestas positivas por parte del gobierno,  marchando por diversas calles del centro en protesta por la mala calidad de la educación.

Publicidad

Un grupo de jóvenes llegó hasta el edificio municipal, registrándose algunos desórdenes como el lanzamiento de piedras a la casa consistorial, como forma de protestar contra la gestión de la edil, cercana al oficialismo, resultando cinco escolares detenidos, desconociéndose si son específicamente los autores de los destrozos o no.

En este sentido, la autoridad comunal indicó que “Afortunadamente contamos con todas la imágenes de las personas que hicieron daño, así es que vamos a presentar una querella contra todos los que resulten responsables”, sin referirse a las demandas estudiantiles.

Pantallas estructurales

Respecto al alto avaluo de los ventanales rotos, desde el municipio señalaron que se debe a que fueron hechos con vidrio templado de un espesor de 10 mm, el cual se fabrica únicamente en Santiago y requiere embalaje, transporte e instalación especializada. Cada ventanal mide 2.7 metros por 2.4 metros, con un peso de 160 kilos y están diseñados con tecnología antisísmica.