Hasta el alcalde se sumó a la marcha por la educación en Calama

A diferencia de otras ciudades del país, donde políticos se oponen a las manifestaciones, en Calama el alcalde se sumó a la marcha

Estudiantes, profesores y miembros de diversas agrupaciones sociales, incluyendo al propio alcalde de la comuna, Esteban Velasquez, se manifestaron pacíficamente en Calama.

Más de 1.000 estudiantes, profesores y dirigentes comunales de la ciudad de Calama, participaron este jueves en una masiva marcha, adhiriendo al paro nacional en defensa de la educación pública.

La masiva protesta ciudadana, se realizó en forma completamente pacífica y con consignas contra el gobierno, el Presidente Sebastián Piñera y la educación de mercado.

Al respecto, la Presidenta del Colegio de Profesores de Calama, Agueda Rivera manifestó que “la educación debe defenderse, los profesores debemos estar unidos, debemos seguir organizandonos en nuestros distintos establecimientos educacionales, no es posible que la educacion este decayendo día a día”, opinión a la que se sumó la Presidenta de la Federación de estudiantes, Osiris Vera.

Publicidad

“Es deber del estado brindarnos educación, no podemos seguir permitiendo que se lucre en base a un derecho fundamental humano, por ello los estudiantes debemos seguir movilizandonos, debemos estar unidos entre los distintos establecimiento para acabar con la privatizacion en la educación”, señaló la estudiante.

El alcalde salió a marchar con los ciudadanos

Al pasar la extensa caravana por la municipalidad loína,  el alcalde de la ciudad, Esteban Velasquez, se sumó a la manifestación ciudadana.

El edil manifestó a El Diario de Antofagasta, que “la educacion debe ser garantizada para todas las personas, no se debe lucrar con ella, debe defenderse”, agregando que  “no es posible que los habitantes calameños no disfrutemos de la producción mas grande del mundo”.

Esteban Velasquez aprovechó de reiterar la convocatoria al paro comunal que se realizará este 29 de junio, en demanda del 5% del cobre para Calama, beneficio que fue quitado a la ciudad durante la dictadura militar.