Multitudinaria protesta contra el gobierno desata el carnaval en Antofagasta

Un carro alegórico con una imagen gigante del ministro Joaquín Lavín, fue parte de la fiesta

Hombres y mujeres de todas las edades se unieron a la manifestación en adhesión al paro nacional por la educación, que pasará a la historia como una de las más grandes protestas que se hayan visto en Antofagasta, desde que Sebastián Piñera asumió el gobierno.

Más de 3.000 estudiantes secundarios y universitarios, acompañados de profesores y diversos representantes del mundo social, se dieron cita este jueves en las calles de Antofagasta para exigir al gobierno que la educación chilena se coloque a la altura de la que se entrega en el resto del mundo.

Largas caravanas de hombres y mujeres de todas las edades, se desplazaron por diversas calles de la capital regional, para concentrarse en la Plaza Colón, frente a la sede del Gobierno Regional.

Allí se manifestaron pacíficamente, con cánticos, batucadas, colores y mucha alegría, bailando al ritmo de consignas que aludían a los intereses mercantiles del gobierno, los negocios de los empresarios de la educación y el abuso de poder. También se oyeron consignas a favor de la renacionalización del cobre, para financiar la alicaída educación pública.

Publicidad

Representantes estudiantiles coincidieron en valorar la alta convocatoria de esta manifestación, que en su opinión revela el surgimiento de un descontento general en la amplia mayoría de la sociedad.

En ese sentido, el Presidente de la Federación de Estudiantes de la UCN, Pablo Iriarte, destacó la masiva concurrencia de estudiantes de esa casa de estudios, que al igual que en la UA, siguen firmes con las movilizaciones.

“Es muy destacable que además de los estudiantes de nuestra universidad que están presentes, se convocó a un sector social muy amplio, dirigentes de trabajadores e incluso agrupaciones culturales, lo que demuestra la fuerza y el apoyo que hay hacia nuestras demandas”, señaló el dirigente.

Los detractores

La manifestación estudiantil estuvo en todo momento seguida de cerca por un grueso contingente policial, que rodeó el edificio de la intendencia y desplegó cerca de los manifestantes algunos elementos disuasivos, tales como el carro lanza agua, viendose impedido de hacer uso de la violencia ante el ánimo alegre y festivo de los participantes.

En tanto, el Seremi de Educación de Antofagasta, Vicente Ayala, señaló que se trataba de una convocatoria menor e insistió en la teoría de que existirían grupos presionando a los estudiantes para adherir a las movilizaciones, de la cual han hecho eco los medios oficialistas de la región.