Trabajadores se toman instalaciones del Observatorio ALMA

El Sindicato acusó a la empresa de poner deliberadamente en riesgo a los trabajadores para que depongan las manifestaciones y negarse a dialogar, mientras que la empresa calificó la ocupación de “ilegal”.

Los trabajadores del Observatorio Alma tomaron durante este domingo las instalaciones del Observatorio ALMA, el radiotelescopio más grande del mundo, en protesta por la falta de soluciones a sus demandas laborales.

Mediante un comunicado de prensa, los trabajadores declararon que no obstante la medida de presión adoptada, se encuentran disponibles a retomar las conversaciones a pesar de la actitud de Associated Universities Inc (AUI), conglomerado extranjero propietario de los radiotelescopios, ya que temen que la inestabilidad de la planta de generación eléctrica que alimenta al observatorio y sus dependencias pueda afectarlo.

Publicidad

“Por ello, y de acuerdo a nuestro natural interés por preservar el lugar de trabajo, y en vista que somos los trabajadores Chilenos que estamos ahora en huelga legal, los únicos que podemos recuperar rápidamente la planta de generación eléctrica, evitando de ese modo cualquier daño a las instalaciones; es que invitamos a la empresa a no extender más el proceso de negociación”, añaden.

Asimismo, el sindicato destacó que los trabajadores están disponible para volver a sus funciones inmediatamente a partir del momento en que se resuelva el conflicto y que en el marco del proceso de negociación colectiva, declarar la huelga “es el ultimo medio legitimo que poseen los trabajadores para presionar al empleador a negociar, a pesar de lo limitado que está este derecho en el Código Laboral”.

Los trabajadores del Observatorio ALMA demandan un aumento salarial del 15% y el reajuste de beneficios en educación y asignaciones especiales producto del aislamiento y la altura en que los trabajadores desempeñan sus funciones.

Por su parte, Associated Universities Inc. (AUI) calificó la ocupación de “ilegal”, indicó que los contratos de los trabajadores se encuentran suspendidos y a la vez que “se están viendo vulnerados los protocolos de seguridad que caracterizan nuestro funcionamiento, exponiendo la seguridad e integridad de nuestros mismos trabajadores, respecto de lo cual no podemos hacernos cargo”.

Una acusación que los trabajadores descartan de plano, señalando que ha sido la propia empresa quien los ha vulnerado deliberadamente al continuar con las operaciones de trasvasije nocturno de combustible para la turbina a gas que alimenta el observatorio.

“Esta situación constituye un peligro de accidente, ya que se requiere un número determinado de trabajadores que en las actuales circunstancias no se alcanza, esperamos que la empresa entienda que esta poniendo en riesgo las instalaciones del Observatorio y los trabajadores”, manifiestan en el Sindicato Alma.