A 40 años: Por la Memoria, Verdad y Justicia

1379938_1412888212273685_665973467_nAquí me encuentro en este norte que me ha acogido con los brazos abiertos. A lo lejos escucho sonido de las calles de Tocopilla, abrazando el profundo y desolado Desierto de Atacama.

Hace 40 años, pasó por aquí la “Caravana de la Muerte”, dejando su estela de espanto y horror. Vienen con ello a mi memoria tantas compañeras y compañeros que desde el miedo instaurado por la Dictadura Civico Militar del General Pinochet, se levantaban con una Dignidad que pocos podrían relatar.

Ellas me estremecieron, y fueron quienes contribuyeron a que pudiera asumir mi conciencia y convicción en la defensa y promoción de los Derechos Humanos. Es la Agrupación de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, quienes se han transformado en un Faro que ilumina las luchas sociales del Chile del Siglo XXI.
En estas horas, nuevamente nuestros familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos nos convocan, para arrancar desde del desierto a los que hoy ya no están, para que vivan junto a nosotros acompañándonos, para que nadie más se sienta solo, para que nadie más deba vivir la humillación y el despojo de toda dignidad.

Publicidad

Nuestros compañeros emergen hoy junto a nosotros como Gigante, abrazando las justas causas que nuestros Pueblos liberan, buscando un mejor vivir, al igual que ellos lo hicieron hace 40 años.

Nuestros Compañeros son la memoria viva. Ellos eran trabajadores, estudiantes, pobladores, padres e hijos.

Fueron silenciados por sus verdugos, para que nunca más nos atreviéramos a soñar con un país distinto, construido en un proyecto político transformador, en cual los trabajadores deben gravitar con fuerza propia.

Pero su silencio solo fue momentáneo y su voz sigue aquí con nosotros. Ellos nos dan la fuerza para seguir luchando por derechos plenos para el Pueblo, son ellos quienes acusan a sus verdugos desde las profundidades del desierto, son ellos la vida, la libertad, la fuerza, y la energía que se moviliza por todo Chile.

Aquí estamos a 40 Años. Somos miles en Calama, Tocopilla, La Serena, Copiapó, Chacabuco, Iquique, y Pisagua. Las víctimas y sus familias ya no están solos. Ellos viven junto a nosotros, somos una fuerza acerada invencible y gigante que comienza a recuperar su memoria histórica, entregándoselas a nuestros hijos y nietos, que son los depositarios de seguir enarbolando las banderas de justica social y la democracia de nuestros Héroes caídos en Octubre de 1973.

En estas horas, cuando nuevamente emergen con más fuerza desde todos los rincones del Desierto de Atacama, los gritos de dignidad de nuestros ejecutados políticos tras la tragedia vivida en aquel octubre, es que decimos con más fuerza que nunca, lo importante que es recuperar la fuerza transformadora de los de ayer, para construir un Chile del futuro con memoria, verdad y justicia. Con una nueva constitución elaborada por el pueblo mediante asamblea constituyente. Con educación pública gratuita y de calidad para su pueblo. Con salud digna. Con reconocimiento a sus pueblos originarios. Respetando los Derechos Humanos.

Queridos compañeros asesinados por esa comitiva sanguinaria liderada por Sergio Arellano Stark. Estamos con ustedes, su voz es nuestra voz, nada ni nadie ha sido olvidado.