Los portuarios de Mejillones vuelven a la lucha

Trabajadores de Ultraport, entre cuyos dueños figura el polémico Sven Von Appen, inician este lunes un proceso de huelga indefinida. Desde la Unión Portuaria del Norte, aseguran que la empresa ya está adoptando medidas para debilitar la movilización, por lo que advierten un posible levantamiento en otros puntos del país como acto de solidaridad, tal como aconteció en Marzo.

A contar de este lunes los trabajadores portuarios de Mejillones iniciarán un proceso de huelga indefinida, en el marco del proceso de negociación colectiva que mantienen con la empresa Ultraport, propiedad del polémico empresario Sven Von Appen, el mismo que señalara que “si Bachelet tiene mal manejo económico, buscamos otro Pinochet”.

Ello, luego que la empresa se negara a cumplir las demandas de los trabajadores, que exigen mejoras salariales y laborales, así como también que se reconozca a los trabajadores portuarios eventuales como miembros del sindicato, puesto que en la actualidad no reciben beneficios.

Sin embargo, la compañia se ha negado sistemáticamente, ofreciendo en cambio un incremento de un 15% en lo que respecta a locomoción, colación y sobretiempo, medida que los trabajadores rechazan porque beneficiará solo a algunos y no se verá reflejada en el sueldo.

Publicidad

Maniobra

Por su parte, desde la Unión Portuaria del Norte, que agrupa a diferentes sindicatos portuarios de Antofagasta, Iquique y Mejillones, acusaron que desde la empresa se pretenden llevar cuadrillas desde Valparaíso, con el objetivo de debilitar la posición de los trabajadores en el proceso de negociación colectiva y la capacidad de presión que puedan ejercer  mediante la realización de la huelga.

Por esta razón, se declararon en alerta señalando a la empresa que en caso de concretarse esta maniobra, “conocerán la fuerza de los trabajadores de la Unión Portuaria de Antofagasta”.

Los trabajadores portuarios de Mejillones realizaron otra movilización el pasado mes de Marzo, exigiendo un bono de colación y un lugar donde almorzar, logrando poner en jaque a la empresa, que finalmente accedió a sus demandas, pero no sin que antes los trabajadores movilizados sufrieran una violenta represión policial, denunciandose incluso actos de tortura en una comisaría de Antofagasta.