Urgente llamado a salvar el pueblo de Paposo

Con una mayor biodiversidad que Pan de Azúcar, a 55 km., al norte de Taltal, se ubica la comunidad costera de Paposo. Antiguo límite norte de Chile en la guerra del Pacifico. Durante milenios fue un lugar ritual para los changos, disminuidos silenciosamente por la incuantificable riqueza de su territorio. Este es un lugar internacionalmente reconocido por su biodiversidad única, producto del aislamiento y el cruce de raros factores.

papooosoEl pueblo de Paposo, habitado por cerca de 400 personas, vive simbióticamente con el mar. El sustento básico es la pesca del Congrio, la extracción de mariscos y la extracción de Huiro, algas bien pagadas en el mercado asiático. En general, el pueblo vive una tranquila vida costera, algo alterada por la reciente ruta semi-costera que ahorra una hora de viaje de Taltal a Antofagasta. A pesar de todo aun conservan su identidad, arraigada en la memoria de la cultura Changa que ahí transmigraban al encuentro con Incas, Aymarás, Diaguitas, y probablemente Mapuches.

Por más de una década, la comunidad ha visto el deterioro de su entorno. La termoeléctrica Paposo, ha obrado silenciosamente quemando millones de litros de Diesel para vender energía a la gran minería. La central es de ENDESA, propiedad de ENERSIS y ésta, propiedad de la “verde” multinacional Italiana ENEL. Así y todo, tienen el precio más costoso de energía eléctrica en Chile, la central a 500 metros, no les brinda energía.

Publicidad

El proyecto fue aprobado en el SEIA (1998) utilizándose anacrónicos estudios y dudosas metodologías para comprobar los supuestos efectos sobre la naturaleza. Era una central mixta GAS-DIESEL, lo cual según los Paposinos, no ocurrió, quemando solo petróleo en su operación, afectando la biodiversidad. Ahora necesitan aumentar la potencia de la central, y para ello, tomarán agua de mar a grandes cantidades para enfriar el proceso, para devolverla al mar con una temperatura promedio de 10ºC. Es agua sin vida que alterará el ecosistema marino y la vida costera de los Paposinos.

Apurados en ENDESA por el cambio en la institucionalidad ambiental, han intentado fracturar a la comunidad, pero han encontrado un pueblo sabio, informados sobre otros conflictos ambientales y organizados para resistir, ellos saben que en Antofagasta, a dos horas de viaje, habrá un Tribunal Ambiental. Apenas 4 trabajadores de la Termoeléctrica rondan el pueblo.

El estudio de impacto ambiental necesario se les complicara porque la comunidad exige mitigaciones y paliaciones por el daño hecho. Los Paposinos ven su futuro en el  turismo sustentable y ecológico. Saben que el mar en peligro es su mama cocha, saben también de los grandes proyectos eólicos y fotovoltaicos que se están implementando en la comuna de Taltal. Saben que el futuro de la reserva Natural Paposo, de sus hijos y de este lugar raro, único y en peligro no se entregará.

La acción es transversal. Nadie en Paposo ni en Taltal está ciego ante la amenaza sobre nuestra costa natural llena de bellezas. Somos muchos en alerta, entre autoridades locales, profesionales jóvenes, empresarios conscientes y gente de todos los sectores los que defenderemos nuestro territorio. Vamos a defender Paposo, vamos a luchar para contrarrestar los efectos nocivos de su termoeléctrica e  intentar impedir que se altere su mar, sustento de vida.

Amigos, comunidad internacional, comunidades en resistencia que se han levantado victoriosos en Punta de Choros, Punta Alcalde, Pascua Lama, ayúdennos en esta batalla. Salvemos la naturaleza, Salvemos Paposo.

Comunidad Kamanchaka

Vía El Ciudadano