Antofagasta alza la voz por seguidilla de muertes en el Hospital

La Asamblea del Norte se sumó a las movilizaciones que encabezan dirigentes de los trabajadores de la salud, cansados de las precarias condiciones en que se mantiene la salud pública, mientras se entregan millonarios recursos a las clínicas privadas.

movilizacionUna serie de movilizaciones se han llevado a cabo en Antofagasta, luego de la seguidilla de muertes que se han presentado en el recinto asistencial, conflicto que se agudizó por la muerte el pasado jueves de la técnico paramédico Jéssica López, y por la crisis en que se halla este establecimiento, que afecta por igual a pacientes y usuarios y a trabajadores hospitalarios.

Es por ello que miembros de la Asamblea Norte de Antofagasta, integrada por diferentes organizaciones populares de la capital regional, encabezó una protesta en el recinto asistencial en respaldo a las movilizaciones de los funcionarios del recinto.

Mediante una declaración de prensa, la organización exigió a las autoridades que resuelva la histórica crisis que afecta al Hospital, que es una muestra de la precariedad en que se encuentra la salud pública del país, debido a la falta de financiamiento.

Publicidad

“La gravedad y profundidad de la crisis de la salud pública es de gran magnitud y que se debe a factores estructurales propios del sistema mercantilista, que niega recursos a los hospitales para, por el contrario, transferirlos vía compra de servicios a las clínicas privadas”, indica el comunicado de prensa.

RECURSOS A LAS CLÍNICAS

De igual forma, denuncia que desde el 2005 a este año se completará una transferencia a las Clínicas del orden de los 8 mil millones de dólares, por compras de servicios.

Es por ello que indicaron que las muertes en el recinto no pueden ser en vano, sino que deben servir como impulso para la movilización social, “la fuerza constituida por los trabajadores del Hospital y la comunidad, una fuerza que a partir de este momento deberá ser escuchada y considerada por quienes administran el poder político y económico”.

Asimismo, desde la Asalmblea del Norte indicaron, que en forma paralela se debe avanzar “en las modificaciones y transformaciones que se deben realizar para lograr que la salud sea un derecho social efectivo, en un estadio de nuestro desarrollo histórico en que impere la participación democrática en los establecimiento de salud y del quehacer público en general, en que tanto los funcionarios y los usuarios tengan una real y efectiva participación en la gestión y operación de estos”, señalan.

Se espera que las movilizaciones por una salud pública de calidad sigan adelante, convirtiéndose en un nuevo flanco al extremista modelo de privatizaciones implementado en el país en forma antidemocrática a contar de los años 80, privilegiando la salud privada que se tranza como bien de consumo, en desmedro de la salud pública.