Alumnos de colegios particulares se suman al clamor por educación gratuita

Antofagasta vivió una histórica marcha por la educación el jueves último, en donde participaron docentes, padres y apoderados, universitarios y escolares tanto de liceos como de colegios particulares y subvencionados.

A pesar de las presiones de sostenedores y directivos, un importante número de alumnos de Colegios Particulares y Subvencionados de Antofagasta, han participado de las movilizaciones por educación gratuita y de calidad, haciéndose parte de actividades como los “carnavales” por la educación, el baile de “thriller” o la esperada “Besatón”.

No solo la participación de alumnos de los liceos públicos ha podido apreciarse en las multitudinarias manifestaciones sociales por la educación pública, que han congregado a miles de estudiantes, profesores y académicos universitarios en Antofagasta.

En las diversas actividades y eventos realizados para difundir el mayoritario clamor por una educación gratuita acorde a los demás países latinoamericanos, la presencia de estudiantes de colegio particulares, distinguibles claramente por las diferencias de uniformes entre uno y otro, se hace notar osteniblemente.

De hecho, durante la histórica marcha estudiantil realizada durante el pasado jueves, la presencia de alumnos de colegios particulares como el Adventista, Santa Teresita o San José, se hicieron notar, ya que si bien lo alumnos no se encuentran “en toma”, apoyan la causa, tal como registraron las imagenes obtenidas por este medio.

Publicidad

Esta presencia también se hace sentir en manifestaciones como la “Besatón” por la educación o el baile de “Thriller”, además de la realización de jornadas reflexivas al interior de los establecimientos, indicando que si bien no se encuentran tomados, participan en la construcción del movimiento social.

Una estudiante del Colegio San José de Antofagasta, cuyo nombre no revelaremos ante las represalias que han perpetrado otras instituciones privadas para reprimir la opinión de su alumnos, manifestó que el ánimo en su establecimiento educacional es de respaldar completamente las protestas que se masifican en el país y tienen en jaque a un gobierno debilitado en aprobación ciudadana.

Mis papás han podido pagar mi educación, pero estoy consciente de muchos que no tienen. Además, el valor de estudiar en una universidad es enorme, en ningún lugar del mundo funciona de ese modo“, señaló la alumna, quien agregó que entre la inmensa mayoría de sus compañeros, así como en padres y apoderados, la opinión es similar.

No es el único caso

La realidad comprobable en Antofagasta, que contradice notablemente versiones de “descuelgues” difundidas por un tabloide oficialista local, indica que el apoyo a las demandas estudiantiles ya es un tema instalado en la agenda nacional y local y que además es un factor de unión entre estudiantes, un efecto completamente diferente al apatheid que promueve una minoría de políticos en Chile.

Sin duda el caso más emblemático en este sentido es lo acontecido en el Colegio Saint George de Santiago, establecimiento privado al que puede acceder solamente un sector de altos recursos, decidió por abrumadora mayoría (74%), luego de la realización de un plebiscito, adherir a las movilizaciones, realizando jornadas reflexivas y participando activamente del último paro nacional.