Vulcanólogo analiza riesgo de erupciones en volcanes de la región

Académico de la UCN destacó que la sorpresiva erupción del volcán Calbuco reafirma que hay que estar siempre atentos  ante este tipo de acontecimientos en el país.

Volcanes en la Región de Antofagasta

En todo lo que tiene que ver con la naturaleza, tenemos que estar siempre preparados”, sentenció el vulcanólogo de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dr. Eduardo Medina, consultado por la reciente e inesperada erupción del volcán Calbuco en el sur de Chile.

Publicidad

El académico del Departamento de Ciencias Geológicas de la UCN reafirmó que la ocurrencia de este fenómeno demostró que es necesario “no bajar la guardia” y tener en cuenta que siempre existirá la posibilidad que un macizo de estas características entre en actividad. “La naturaleza es impredecible. Sabemos que los volcanes harán erupción, pero no sabemos cuándo”.

En el caso del Calbuco, sostuvo que según lo informado por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), había movimientos sísmicos que podían ser indicadores de actividad en ese macizo. No obstante, señaló que nunca se pensó que con los antecedentes existentes se podía desencadenar una erupción de la magnitud de la registrada en las últimas horas. Tomando en cuenta ese contexto, explicó que sí se puede afirmar que fue un “evento sorpresivo”.

VILLARRICA

Respecto a la existencia de una relación entre las actividades de los volcanes Calbuco y Villarrica, el científico dijo que se trata de sistemas independientes que evolucionan de acuerdo con sus características particulares. Eso sí, con una fuente y origen común.

Cada volcán tiene una cámara magmática independiente, que es alimentada por magmas que llegan de mayor profundidad, y ese origen es común, ya que se produce de procesos similares”.

Agregó que las particularidades de cada erupción son observables tomando en cuenta la columna de material particulado emanada de ambos volcanes. La del Villarrica fue mucho menor en comparación a la registrada por el Calbuco, el que mostró una columna eruptiva de casi 20 kilómetros. “Esto pone en evidencia que los sistemas evolucionan en forma independiente”, acotó.

VOLCANES DEL NORTE

En el caso de los volcanes de la zona norte, afirmó que existe un monitoreo a cargo de Sernageomin y de equipos científicos relacionados con el tema. “Se debe esperar que los volcanes hagan erupción, pero no se sabe cuándo lo harán”.

Esta situación, comenta, no debería generar pánico o alarma entre la población, pero sí llama a estar preparados para enfrentar un acontecimiento que tarde o temprano sí ocurrirá.

El investigador recordó que los volcanes que muestran actividad en la zona son varios, principalmente con la presencia de fumarolas como su manifestación más visible. Entre éstos, nombró a los macizos Láscar, San Pedro y San Pablo, Ollagüe, Putana y Lastarria.

A lo anterior, sumó la existencia de otros volcanes que, si bien no tienen fumarolas, muestran anomalías térmicas, como es el caso del Licancabur. “Este macizo, con sus más de 6 mil metros de altura, tiene una laguna en su cráter que no está congelada. Eso indica la existencia de una fuente térmica que la está calentando desde abajo y que la mantiene en esa condición”, acotó.