El día que Antofagasta bailó al ritmo de “Thriller”

Corría el mes de julio del año 2011 y el movimiento estudiantil se encontraba en su apogeo. Por aquel entonces, el Gobierno adelantaba las vacaciones. Los estudiantes no se daban por aludidos y en Antofagasta, daban un mensaje claro. Mientras el oficialismo hablaba de odio, de violencia y de imposibles, en las calles se expresaba “una revolución” de amor, donde todos querían participar. Besos por todas partes se tomaron el Paseo Prat,  en el marco de la “besatón”, una jornada que hasta el día de hoy se recuerda y no son pocos quienes la quieren repetir.

Dos días después, el 7 de julio, debutaban en Antofagasta los “Flashmob”. Forma de protesta pacífica donde los estudiantes simplemente se manifestaban mediante el baile, la música, con el fin de buscar que las autoridades cedieran y entregaran la anhelada educación gratuita. En Santiago, fue noticia mundial la realización de un “Thriller” por la educación, estudiantes bailando al ritmo de Michael Jackson. Esta performance, también se llevó a cabo en Antofagasta y más de mil estudiantes bailaron el mítico tema, en uno de los eventos más recordados e históricos. Incluso, no son pocas las voces que dicen que el de Antofagasta salió mejor que el de Santiago.

Publicidad

Los jóvenes comenzaron recorriendo por diversas calles de la capital regional como auténticos zombies, despertando el interés de la ciudadanía que les tomó fotografías, así como también automovilistas hicieron sonar sus bocinas en señal de apoyo.

Luego, se reunieron en el tradicional paseo Prat, donde se realizó un multitudinario acto donde estuvo presente un doble del entonces Ministro de Educación, Joaquín Lavín, que recibió las silbatinas del público, para luego dar inicio al baile, que contó con más de mil jóvenes disfrazados de zombies y un estudiante que emuló al mismísimo Michael Jackson, tal como en el video de la canción.

La presentación se realizó ante la presencia de centenares de vecinos de Antofagasta, así como las familias de los jóvenes, que no escondieron su orgullo ante la épica manifestación, que demostró al mundo el mayoritario respaldo a la ansiada educación pública, gratuita, sin deudas y sin lucro.

En aquel entonces, representantes de las federaciones de Estudiantes de la Universidad de Antofagasta y Universidad Católica del Norte celebraron el éxito de esta actividad y señalaron que se trata de un potente mensaje de unidad que debía dejar de ser ignorado por el gobierno y los políticos. Aún esperan respuesta.