Alcaldesa solicitó a Elecda que adopte medidas para prevenir nuevos cortes de energía

Primera autoridad comunal detalló los reiterados problemas y riesgos que generan a los antofagastinos, las reiteradas suspensiones del servicio de energía eléctrica.

Como una situación “preocupante y grave”, calificó la alcaldesa Marcela Hernando los constantes cortes de energía eléctrica que han afectado a miles de personas en la ciudad causando diversos trastornos, como la interrupción del funcionamiento normal de los semáforos, en especial, aquellos ubicados en cruces con un alto tráfico de vehículos.

La alcaldesa Marcela Hernando explicó que las constantes alzas o bajas en el voltaje con que operan los semáforos, provocan la desprogramación de estos equipamientos, fundamentales para regular el tránsito de peatones y vehículos.

Sin embargo, “cuando se producen cortes de luz como el de la semana pasado o el de éste medio día, la situación se torna caótica, ya que la mayoría de las veces los conductores no respetan a los peatones” indicó la edil.

Publicidad

Es por ello que la primera autoridad de la comuna hizo un llamado de atención a la empresa distribuidora de energía Elecda a reforzar sus sistemas preventivos y extremar las medidas de seguridad en atención a los repetitivos cortes de energía de las últimas semanas, y de esta forma afectar lo menos posible a la comunidad.

Agregó que “esta es una situación que nos tiene muy inquietos, ya que por ejemplo en el corte de la semana pasada cuando hubo un desperfecto en el trasformador en calle Valdivia, un amplio sector de la Avenida Séptimo de Línea quedó sin semáforos, por lo que Carabineros tuvo que dirigir el tránsito. Pero el problema se genera cuando son más cruces afectados, porque ahí es difícil contar con éste personal y queda todo a conciencia y responsabilidad de los conductores”.

Por otra parte, la jefa comunal enfatizó que según las consultas que la Municipalidad de Antofagasta realizó a Elecda, el corte de energía de este medio día afectó a 4 mil 177 clientes y se produjo por una falla en un alimentador ubicado en calle Baquedano.