Capacitación y reforma laboral , ¿Emparejando la cancha?

"nula inclusión de la capacitación en las indicaciones realizadas a la Reforma Laboral".
"nula inclusión de la capacitación en las indicaciones realizadas a la Reforma Laboral".
“nula inclusión de la capacitación en las indicaciones realizadas a la Reforma Laboral”.

Es lamentable  que la ley que “moderniza el sistema de Relaciones Laborales” más conocida como reforma laboral,  que contempla una serie de mecanismos que suponen tienden a emparejar la cancha entre empresarios  y trabajadores, prescinda de una  demanda básica  para lograr  ese objetivo. Avanzar en  un plan de capacitación efectivo.

De hecho, sólo  se preocupa de la capacitación  extendiendo  las  horas de trabajo sindical  para los  dirigentes  en concepto de   formación sindical.

De acuerdo a las cifras  de la encuesta de empleo  INE, del total de  personas activas (8.5 millones), un 20% no terminó  la educación  escolar y un 66% no tiene ningún tipo  de educación superior. Estamos  hablando  de cerca de 5.6 millones  de trabajadores que  tienen escasa preparación  para un mercado  laboral cada vez más sofisticado.

Publicidad

En los inactivos el problema es más grave, de los 4.4 millones en esta condición  un 77%  no ha terminado la educación secundaria. Y acá  nos  encontramos  con una de las principales falencias de la política de capacitación en Chile, que se  centra en  los sectores activos como principales beneficiarios de los programas.

Asimismo, y por otra parte, claramente y sin eufemismos la elevación del capital humano es una condición necesaria para que Chile pueda aspirar al desarrollo y a la reducción de la desigualdad. El país no logrará estas metas si la mitad de los remunerados de tiempo completo gana menos de 500 dólares mensuales, situación que entre otras causas refleja el déficit de competencias laborales en la fuerza de trabajo.

La mayor parte de los países desarrollados están implementando sistemas de formación continua de competencias laborales para enfrentar los desafíos de la cambiante demanda por trabajo derivada de la globalización y el cambio tecnológico, así como para posibilitar que sus trabajadores emprendan trayectorias laborales ascendentes a lo largo del ciclo de vida. Estos desafíos son plenamente atingentes para Chile, especialmente si se considera que la fuerza de trabajo tiene falencias importantes en las competencias generales de base derivadas de un sistema educacional deficitario.

En nuestro país, no hay vasos comunicantes a nivel institucional o curricular entre la educación media técnica profesional y las carreras técnicas o profesionales del nivel superior, así como entre instituciones de enseñanza superior. No existe, de esta forma un sistema de formación técnico profesional que facilite trayectorias progresivas entre las modalidades y niveles formativos existentes. Tampoco ha habido mayor vínculo entre el sistema de capacitación y el sistema educacional que facilite la construcción de trayectorias laborales por parte de los trabajadores.

Insisto, es realmente lamentable  que la ley que “moderniza el sistema de Relaciones Laborales” más conocida como reforma laboral,  que contempla mecanismos que suponen tienden a emparejar la cancha entre empresarios  y trabajadores, prescinda de un tema tan relevante como la capacitación. Debemos contar con el respaldo de las autoridades del sector, diversificar la oferta para dar cabida a las múltiples demandas y necesidades por formación profesional, garantizar la calidad en la formación, y contribuir al financiamiento de los usuarios de menores recursos. Con la suma de estos componentes, y tras medio siglo de iniciativas, poco a poco se comenzará a dejar atrás la verdadera inequidad en el marco de la capacitación y educación en Chile.

Si queremos avanzar  en la modernización de las relaciones laborales, debemos  ser capaces de entregar herramientas efectivas que permitan  mejorar los ingresos de los trabajadores y a los inactivos  darle la oportunidad que  se capaciten,  para insertarse en  un mundo laboral cada vez  más exigente.