Detallan plan para erradicar a los patos yecos de la zona urbana de Antofagasta

El Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad de Antofagasta capturará a estas aves, las examinará y posteriormente las devolverá a poblaciones silvestres.

Utilizando una serie de métodos y con el objetivo científico de conocer mejor al cormorán negro, también conocido como Pato Yeco, será presentado ante el Concejo Municipal el “Plan de Manejo Integral” de estas aves, que busca sacar del radio urbano de Antofagasta a ejemplares de esta especie, ante los daños ocasionados a diferentes árboles y equipamiento urbano.

La planificación del municipio considera que el instituto que estará a cargo de este operativo será el Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad de Antofagasta, que en un trabajo coordinado con profesionales y funcionarios municipales, realizarán la captura a través de dos métodos.

Según indicó director del CREA Carlos Guerra, el primero de ellos será a través de redes de nieblas que serán instaladas a la hora del crepúsculo, que es la hora que regresan los patos y alrededor de los árboles en que pernoctan. En estas redes las aves quedarán atrapados para, posteriormente, ser retiradas en forma cuidadosa y ser colocadas en una jaula de transporte.

Publicidad

El segundo método es la utilización de focos de encandilamiento, que permitirán a los profesionales utilizar canastillos en donde serán atrapadas las aves y llevadas a los lugares donde serán estudiadas.

Nosotros hemos programado trabajar mínimo un mes en las distintas copas de los árboles, tiempo suficiente de captura, en especial aquellos sectores que presentan los árboles más afectados, como los de la Avenida Brasil”, explicó el académico.

De regreso a poblaciones silvestres

Luego de su captura, las aves serán trasladadas al Centro de Rescate del CREA para ser examinadas y evaluadas con el fin de derivarlas a lugares donde siempre han habitado poblaciones silvestres de patos yeco, ubicadas tanto en el sector sur y norte de Antofagasta.

“La apuesta acá es tomar a los pájaros que se afianzaron en la ciudad e incorporarlos en esas poblaciones silvestres, obviamente con bastante responsabilidad. Primero con un estudio de quién va a qué población y  segundo con un seguimiento”, indicó Guerra.

Para ello, se incorporará a cada animal un marcaje a través de una cinta numerada y a sólo dos de ellos -uno de la población norte y otro del sur- se les instalará un anillo con sistema GPS para así ser monitoreados.

Carlos Guerra detalló además que no obstante el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) autoriza la eutanasia de estas aves, en este caso se aplicará la medida sólamente en casos debidamente necesarios, ya que la idea no es eliminarlos.

No obstante, en aquellos casos donde sea inevitable aplicar la eutanasia, ya sea por motivos de salud del ejemplar o por ser portador de alguna infección, se realizará con fines científicos.

Por su parte la Municipalidad de Antofagasta señaló esperar que con este plan se pueda eliminar esta “plaga” sin daños a los ejemplares y recuperar espacios públicos para la comunidad, pero también aprender de esta experiencia ya que es un plan novedoso que se realiza por primera vez en la zona norte.