IMG_0631[1]Incontables han sido los reclamos por parte de la ciudadanía frente a la tardía atención que reciben por parte de los médicos y funcionarios del Hospital Regional de Antofagasta.

Juana Pérez (62) no es la excepción, lleva aproximadamente 24 horas esperando ser atendida, debido a su pierna infectada por la diabetes que la aqueja de hace casi 20 años.

Su otra pierna tuvo que ser amputada años atrás por una larga espera que tuvo en urgencias. El Personal de Salud del Hospital, por su parte explica que no hay disponibilidad de camillas para que pueda ser atendida y  que a la vez hay personas para atenderse antes que ella. Su médico emitió un certificado donde explica que debe ser atendida con urgencia de su pierna, debido a los dolores y la gravedad del asunto, lo que sigue significando más horas de espera en el Hospital, dadas las problemáticas señaladas anteriormente.

Publicidad

Una vecina amiga de la familia, tuvo la iniciativa de publicar en la página de Facebook Feria de las Pulgas, el monto que le piden por internar a la afectada en una clínica, el cual alcanza a $1.500.000. La mujer recibe una pensión de $62.000, lo que la imposibilita a pagar dicha suma, dificultándose también con este monto la compra de sus medicamentos.

La complejidad que abunda en los sistemas públicos del país se han tratado por diferentes metodologías para ser más eficientes en temas de gestión y recursos, sin embargo, es en el Área de Salud donde se ha visto un deterioro marcado frente a esta problemática.

El gasto público en Salud, es de 3,5% del presupuesto nacional (año 2014), el cual debiera ser al menos de un 6%, según lo recomienda la Organización Mundial de la Salud. Además de que el pago por las prestaciones del FONASA a los hospitales públicos no alcanza a cubrir todo su costo, cubriendo menos de la mitad con sólo un 40%, por lo cual la deuda hospitalaria sigue creciendo.

Para el 2016 se atrasaron 11.899 garantías explícitas y 22.459 personas fallecieron en lista de espera por especialidad.

Formas de ayudar

El caso de Juana Pérez no es aislado en el país, generando nuevamente un levante de opiniones en la ciudadanía con respecto a las prioridades que puede tener el gobierno y autoridades de la ciudad, frente a las problemáticas del Sistema de Salud Público.

El Diario de Antofagasta requirió la versión oficial del Hospital al momento de realizar la cobertura de esta información, sin embargo nadie en el recinto estuvo disponible para entregarla.

La cuenta de ayuda para Doña Juana es: 16.133.784-6, Andrea Espinoza Pérez, Banco Estado.

Versión del Servicio de Salud de Antofagasta

Durante este jueves 7 de septiembre, el Servicio de Salud de Antofagasta hizo llegar a la redacción de este medio de comunicación la siguiente aclaratoria de prensa en relación a este caso, que transcribimos íntegramente a nuestros lectores:
– Como Servicio de Salud y Hospital Regional, lamentamos la situación de salud y social por la que atraviesa la paciente mencionada.

– No obstante, lo descrito por el artículo periodístico, queremos indicar que la paciente
tuvo acceso a la atención de salud requerida luego de haber ingresado por el Servicio de Urgencia del Hospital Regional este martes 5 de septiembre.

– En dicha oportunidad la paciente recibió la atención médica correspondiente a su
condición y fue derivada al policlínico de especialidades con un cirujano de cardiovascular, teniendo asignada hora de consulta para mañana viernes 8 a las 11:00 horas, lo cual está en conocimiento de la paciente.

– Como red de salud pública regional (dentro de la cual se incluye al Hospital Regional)
queremos subrayar que durante los últimos dos años, una parte importante de nuestros esfuerzos han estado centrados en el mejoramiento del trato hacia nuestros usuarios y en avanzar en la oportunidad en la atención, habiendo tenido una significativa disminución de los tiempos promedios de espera de 63 días para las consultas médicas, pasando de 273 días en 2015 a 210 días en 2016, y una reducción de 125 días promedio de espera para cirugías, descendiendo de 511 días en 2015 a 386 días en 2016.