La increíble historia con la que casi realizan millonaria estafa a un abuelito en Antofagasta

Rápida acción de Carabineros permitió detectar la situación y detuvo en el acto a dos ciudadanos peruanos intentando engañar al adulto mayor con “El Cuento del Tío”.

Cerca del mediodía del martes, Carabineros de la Sección de Investigaciones Policiales, SIP, de la 3ª Comisaría de Antofagasta lograron evitar una estafa, mientras se encontraban patrullando por el centro de la capital regional.

Lo anterior, cuando observaron que en una de las bancas del Parque Brasil a la altura de calle Aconcagua, había dos personas adultas, en actitudes sospechosas, conversando con un adulto mayor de 68 años.

La situación les llamó la atención por la insistencia con que ambos sujetos hablaban con el adulto mayor, actitudes que los alertaron de estar ante un posible delito de estafa, gracias al conocimiento que mantiene esta sección especializada en este típo de ilícitos conocidos como “el cuento del tío”.

Publicidad

Por esta razón comenzaron a monitorear a los sujetos, siguiendo de cerca todos sus movimientos, notando que se sentaban al lado del abuelito y se ponían de pie, uno de ellos caminaba hacia la esquina y regresaba.

Fue entonces que observan que uno de los hombres le exhibía algo al adulto mayor y al paso de un rato ambos sujetos, de nacionalidad extranjera, se pusieron de pie junto a su potencial víctima, por lo que los funcionarios policiales rápidamente llegaron al lugar, identificándose como Carabineros de la SIP de la Tercera Comisaria.

Modus operandi

Las diligencias realizadas por Carabineros de la SIP permitieron establecer que alrededor de las 11:30 horas, el adulto mayor llegó al parque Brasil, siendo abordado por uno de los imputados y éste primero le preguntó dónde podía realizar una declaración jurada.

En ese momento el extranjero le comienza a contar una historia extraña historia: Dijo que tenía que enterrar un caballo muerto, trabajo que le había mandado su patrón, y que realizando esa labor encontró una olla con 200 monedas de oro, por lo cual le pide ayuda al adulto mayor para declarar ese hecho ya que tenía miedo de que le robaran o estafaran.

En ese momento aparece el segundo imputado de la misma nacionalidad, el que entró en la conversación. Este último le dijo que no le convenía declarar las monedas ya que el estado se las quitaría y pasarían a ser patrimonio nacional, entablándose un dialogo entre ambos extranjeros, negociando estas supuestas monedas por dinero en efectivo.

El primero de los sujetos comienza a decir que necesitaba que le demostraran que él podía confiar en ellos y que a cambio de algunas monedas de oro, debían entregarle dinero en efectivo. Fue así que el segundo extranjero manifestó que iría a su casa a buscar dinero, retirándose del lugar, mientras tanto el hombre que se quedó con la víctima le mostró 5 monedas.

Luego de unos minutos, vuelve el sujeto sacando desde su bolsillo del pantalón un fajo de billetes de $20.000 que tenía en el interior de un sobre, señalando que eran $4.000.000 y el primer sujeto le paso 5 monedas.

En ese momento el adulto mayor señala que tenía dinero en el banco y que le pasaría $2.500.000. Fue en ese momento cuando intervino Carabineros alertando al adulto mayor que estaba siendo víctima de una estafa.

Los hombres de nacionalidad peruana, identificados como H.D.R.V. y R.M.R.U., fueron detenidos y pasaron a control de detención.

En poder de ambos, personal de Carabineros encontró el supuesto fajo de billetes con 4 millones de pesos que uno de los sujetos había pasado para adquirir 5 monedas. Al revisarlos, detectaron que eran paquetes de papel de diario, conocidos como balurdos.

También mantenían una tarjeta con la leyenda “compra de oro” para hacer más creíble el engaño y un sobre de cartón en el que guardaban la cantidad de 27 monedas de color amarillo brillante, las cuales hacían alusión al Oro, pero  resultaron ser monedas pulidas de 10 pesos y otras similares de procedencia francesa.