“Aquí se torturó”: La potente intervención de Agrupación Providencia en la Intendencia de Antofagasta

Organizaciones recordaron el asesinato que se produjo en el segundo piso del edificio sede del Gobierno Regional y solicitaron al actual Intendente que el lugar sea declarado sitio de memoria.

La imagen no dejó indiferente a nadie. Luego de 46 años de virtual silencio, antecedentes macabros de la historia del edificio de la Intendencia de Antofagasta salieron a la luz pública.

Ese fue el objetivo de la intervención que realizó la Agrupación por la memoria histórica Providencia Antofagasta, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Antofagasta (FEUA) y otras organizaciones Sociales y Políticas, que se hicieron presentes en el edificio sede del Gobierno Regional para denunciar el uso que tuvo tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Desde la Agrupación Providencia recordaron que la Intendencia fue el primer centro de detención y tortura en Antofagasta, desde donde luego los prisioneras y prisioneros eran trasladados a otros lugares.

Publicidad

“El asesinato de Joaquín Espinoza Ojeda, el 15 de Septiembre de 1973 en el segundo piso del edificio fue otro hecho que se encuentra invisibilizado”, remarcaron desde la Agrupación.

La intervención llamó la atención de los transeúntes y medios de comunicación, considerando que la historia de lo acontecido en Antofagasta durante el día del Golpe de Estado no es mencionado en los libros de historia ni tampoco es de conocimiento público, a pesar de que en la época fueron asesinados dirigentes sindicales, alcaldes de la región y autoridades regionales, siendo el edificio de la Intendencia el punto de partida desde donde comenzaron las atrocidades.

Es precisamente la urgencia de conservar esta memoria histórica regional, lo que llevó a los intervinientes a solicitar al actual Intendente que en mérito de los antecedentes existentes, este edificio sea declarado Sitio de Memoria y testimonio concreto de graves violaciones a los derechos humanos.

Cabe recordar que en la Ciudad y Región se han establecidos hasta ahora 44 lugares de detención política y tortura.