El tormento de los trabajadores del Mall Plaza Antofagasta y la humillante respuesta de la Gerencia en Santiago

La jornada vaticinaba problemas. Las únicas 2 líneas operativas del TransAntofagasta cancelaron su recorrido y los trabajadores del Mall Plaza Antofagasta acusaron el golpe, informaron de la imposibilidad de movilizarse a sus jefes quienes hicieron caso omiso a las necesidades de sus empleados.

Sin transporte y con barricadas en distintos puntos de la ciudad, los trabajadores se vieron nuevamente humillados tras la escasa preocupación por su integridad, especialmente de quienes deben cumplir su jornada laboral hasta las 22 hrs, la que se extiende por una hora y media más en el caso de los trabajadores del cine.

El Mall Plaza Antofagasta habilitó un servicio de buses para la salida laboral, pero los trabajadores, bajo reserva de identidad, afirman que es insuficiente y no es prenda de seguridad física ni psicológica para los trabajadores, especialmente para aquellos del sector norte de la “Perla del Norte”.

Publicidad

Además, la Jefatura solicitó el resguardo por parte de Carabineros, dentro y fuera del establecimiento comercial.

Flojos

Dentro de las instalaciones, es posible observar una manifestación con carteles con la insignia “Hasta que la dignidad se haga costumbre #NOAlHorarioMall”.

¿La respuesta? La Gerencia de Santiago recibió diversas fotos de los carteles y trató de “flojos” a los trabajadores.

Esta sería la primera organización visible que han tenido para demostrar su descontento más allá de redes sociales.

La versión de la empresa

Desde Mall Plaza rechazaron la veracidad de los hechos expuestos, indicando mediante una declaración pública que “El centro comercial ha mantenido desde el primer día de la contingencia una preocupación irrestricta por resguardar la seguridad de nuestros visitantes y colaboradores de las diferentes tiendas que forman parte del centro comercial”.

Asimismo, indican que “por ejemplo, Mallplaza Antofagasta ha estado operando con horarios flexibles, entregando la libertad a cada tienda para determinar su horario de cierre, de manera de facilitar el retorno de los colaboradores a sus casas, junto con disponibilizar buses de acercamiento desde el centro comercial hacia distintos puntos de la ciudad”.