La rehabilitación no se detiene: Así viven la pandemia los niños de la Teletón en Antofagasta

Dos meses y medio que la pandemia del COVID-19 azota fuertemente nuestro país, los centros de rehabilitación “Teletón” se vieron afectados debido a los cambios sanitarios, las rehabilitaciones ya no serían de manera presencial, excepto las que son impostergables.

Foto: Institución Teletón Antofagasta

Cada año esta institución se ha visto en la tarea de cambiar y renovarse, tanto en el trato como en las nuevas tecnologías que deben implementar, pero estos últimos meses desde el estallido social hasta la crisis sanitaria, ha tenido los mayores cambios en poco tiempo.

Sabemos que la institución de la Teletón es una de las más conocidas a nivel nacional e internacional, por entregar herramientas físicas y comunicacionales para promover a las personas con discapacidad, anualmente realizan ejercicios y distintas actividades para el desarrollo de la persona y la inclusión que debe tener tanto familiar y en comunidad.

Publicidad

Este año en Antofagasta como en la mayoría de las instituciones, ha tenido que tomar distintas medidas preparatorias para evitar y prevenir los contagios, como campañas de medidas de higiene, lavado de manos y distanciamiento social. A partir del 18 de marzo al entrar en fase 4 tuvieron que cambiar las atenciones presenciales a tenerlas de manera remota.

Las atenciones presenciales están exclusivamente para las atenciones impostergables, pacientes con dolor, primeras consultas a la institución, cambios de sillas de ruedas, de bastones, de carro o de ayudas técnicas que sean imprescindibles, según lo indicado por la Doctora Barbara Colvin, Jefa médica y directora de Teletón Antofagasta.

“La rehabilitación general, parte por casa, parte por lo que el paciente y su familia pueden hacer, tomando en cuenta que la mayoría de nuestros pacientes tienen patologías crónicas con los cuales deben aprender a vivir, por lo tanto, ir reforzando y trabajando no es muy distinto de lo que nosotros hacemos día a día, obviamente hay algunas actividades que necesitamos realizar en los institutos, pero lo que estamos haciendo, que todos los profesionales están tratando de hacer lo posible manteniendo la distancia de manera remota”

Este es el caso de Vicente, un niño que desde los 3 años asiste a la institución por una diplejia espástica, quien siempre ha vivido con ejercicios para despertar sus músculos motores, pero la pandemia no ha evitado que pueda realizar sus ejercicios de manera normal.

Erica Rojas, abuela y encargada de cuidar de Vicente nos comenta: “A la mayoría de los niños les dieron un tablet, en donde les van cambiando las rutinas y trabajan con los papás, los demás ejercicios los hacen por videollamada con el personal de la teletón”