Seremi de Salud se querella contra agresora de funcionaria que fiscalizaba playas

El hecho ocurrió durante el sábado 31 de octubre en el borde costero de Antofagasta. La funcionaria sufrió agresiones mientras realizaba labores de fiscalización.

Una denuncia presentada esta mañana ante la Fiscalía de Antofagasta fue la acción tomada por la Seremi de Salud, remitiendo los antecedentes que caracterizan el hecho como un delito la agresión sufrida en el cumplimiento de sus labores a una funcionaria de Salud. La situación denunciada tuvo lugar en el borde costero de Antofagasta, un día en que la capital regional se encontraba en cuarentena al ser fin de semana.

En el relato de los hechos ocurridos consignado en la presentación, la funcionaria agredida en compañía de un funcionario de la Armada, se acerca a fiscalizar a un grupo de personas que se encontraban en el Balneario de Antofagasta, tratándose de tres adultos y dos niños. En medio de la fiscalización en el que se exige los permisos, las personas acreditan tener permisos con la salvedad que eran para dirigirse a supermercados. Ante el mal uso de los documentos, la funcionaria procede a realizar un sumario sanitario en el cual podría hacer descargos respecto de la falta cometida.

La seremi de Salud, Rossana Díaz, relata la situación explicando que “una de las personas fiscalizadas -de sexo femenino- comenzó a increpar a nuestra funcionaria, la insultó en reiteradas oportunidades, la amenazó e incluso agredió, arrebatando y rompiendo violentamente su identificación, lo que le provocó lesiones menores en su cuello”.

Publicidad

Acerca de las acciones legales que tomó la autoridad sanitaria frente a esta agresión, Díaz fue enfática en afirmar que “No vamos a tolerar este tipo de agresión a nuestros funcionarios, quienes llevan meses trabajando incansablemente para cuidar la salud de la población exponiendo la propia. Esta persona deberá responder ahora ante la Justicia por incumplir la normativa sanitaria y además por agredir a una funcionaria”, cerró la seremi de Salud.

Asimismo, las penas que podría arriesgar la agresora son presidio menor en su grado mínimo (61 a 540 días) por amenazas no condicionales y una multa de 1 a 4 UTM por lesiones leves que le infringió a la funcionaria de la Armada.