Wilson Díaz, Alcalde de Antofagasta: “Me gustaría ver a mi ciudad como Suecia, ordenada y organizada”

Apasionado por la música y el fútbol, considera que su personaje favorito de la historia de Chile es Salvador Allende. En su primera semana como Alcalde hace un breve alto y nos cuenta de su experiencia en el exilio, el sello de trabajo en terreno que busca dar a su gestión y se declara "Antofagasta re lover".

Antofagasta cumple su primera semana con nuevo Alcalde, tras la renuncia de Karen Rojo que implicó también el término de la suplencia de Ignacio Pozo. Una votación entre los concejales de la comuna, definió que fuera Wilson Díaz quien asuma la responsabilidad de dirigir el municipio hasta la elección popular de nuevo Alcalde o Alcaldesa en Abril del 2021.

De esta forma, se transforma en el segundo socialista en convertirse Alcalde de Antofagasta en 70 años. Aunque sus primeros días en el cargo de Alcalde han sido muy ajetreados, se da una pausa para conversar con El Diario de Antofagasta sobre el sello que busca imprimir a su gestión, que espera sea de “terreno y resolviendo problemas”.

También conocimos de su gusto por la música y el fútbol, que heredó de su padre, además de su experiencia en el exilio en Suecia en época de dictadura, lo que le permitió conocer el funcionamiento de un país “demócrata socialista” como lo define. Lecciones que espera aplicar en Antofagasta.

Publicidad

¿Esperaba que los concejales le eligieran como alcalde de Antofagasta?

Había una disputa interna entre Ignacio Pozo y yo, posteriormente una vez definido cuál de los dos fue elegido, se transformó en una disputa con Gonzalo Santolaya. Yo era el tercer nombre que había salido, pero también hay que decir que en la primera elección yo tenía las mismas posibilidades y estaba en la misma condición. Por lo tanto, me esperaba un resultado favorable, el hecho que se hayan alineado fue perfecto, fue un gesto de unidad que aún se mantiene en nosotros y como bien lo dije tiene que transcender más allá todavía.

¿Cuál es el sello que quiere dejar en su gestión?

Tengo muy poco tiempo, pero voy a hacer lo mejor que pueda, ya tengo los pies en la calle, estoy constantemente tratando de resolver problemas y tenemos muchos desafíos. Antofagasta no es una ciudad de 100 mil habitantes, estamos hablando de más de 400 mil habitantes, más los problemas acumulados en las condiciones que nosotros nos encontramos, tengo que hacer mayores gestiones en pro y a favor de nuestra comunidad.

Sabemos que usted vivió 20 años en Suecia ¿Cómo fue su experiencia en ese país?

Soy hijo de refugiado político, mis padres emigraron y por una modalidad que se llama reubicación familiar, nos fuimos toda la familia en conjunto. Mi padre fue una persona activa políticamente en su juventud y en el tiempo de la dictadura las personas que tenía alguna actitud que para el Gobierno de ese momento fuese a dar indicios que iba al contrario a lo que ellos imponían, eran perseguidos.

Mi padre fue uno de ellos, cuando se fue al extranjero posteriormente nos fuimos nosotros a Suecia. Aprendí muchas cosas allí, porque es un país demócrata socialista, donde las cosas funcionaban y se resuelven en conjunto, es un trabajo mancomunado y aprendí mucho de un país organizado. En lo personal me gustaría ver a mi ciudad como Suecia, organizada, ordenada y donde los problemas se solucionaban en conjunto.

Lo que también puedo rescatar de esta experiencia bonita que tuve en Suecia es la posibilidad de sentarme en una mesa con más de 25 personas y que 20 de ellos o 17 eran de diferentes nacionalidades. Interactúe con personas de todas partes del mundo me di cuenta que todos nos reímos con lo mismo, los mismos chistes, todos hablamos lo mismo y tuve la linda experiencia de haber conocidos distintas personas de distintos países.

¿Cuál es su lugar favorito de Antofagasta? ¿Se considera un Antofalover?

Soy un Antofagasta re lovers, como mi ciudad, me encanta el desierto y me encanta la playa. He estado en partes del sur de Chile, también en Europa y en Latinoamérica, pero esta ciudad es perfecta. Este clima no lo tenemos en ninguna parte del mundo, esto que el verano no hay un calor como lo hace en el trópico, es un calor que por lo menos uno lo puedas soportar y además que no haya un frío como hace en otros países. Es una ciudad con un clima perfecto.

Mis lugar favorito de Antofagasta, son varios dependiendo del momento, porque a veces me gusta mucho ir a la caleta para ir a comer un ceviche, ir a Juan López en el verano, ir al Balneario con mis niños, me gusta mucho ir a coloso a comprar pescado, ir al kilómetro 12, subir a la circunvalación y mirar mi Antofagasta de arriba. Son muchos lugares, pero el mejor es mi sector, sector centro, fui nacido y criado aquí, conozco a los vecinos desde niño. Cuando salgo a ver a una vecina es como ver a una tía y si veo a uno de mis amigos es como ver a un primo o un hermano.

¿Cuál es su personaje favorito de Chile?

Si lo hacemos cronológicamente yo he leído mucho de Manuel Rodríguez y Pablo Neruda, pero me quedo con Salvador Allende. Cuando yo fui niño me acuerdo perfectamente que nosotros recibíamos condiciones y posibilidades que después con la dictadura desaparecieron. El Presidente tenía gestiones que en ese entonces hicieron hablar al mundo como por ejemplo la Reforma Agraria, la nacionalización cobre en Chile, el medio litro de leche y el derecho a la educación. Entonces son muchas las cosas que hablan de él, cuando se hablaba su discurso trascendía, era una persona que realmente hizo mucho por nuestro país, tanto que la derecha extranjera como nacional no lo supo entender y es un hombre que no solo lo admiro yo, sino que es admirado en todo el mundo.

¿Nos podría comentar sobre su amor por la música y el fútbol?

Los padres influyen en la formación de los hijos y eso es obvio, mi padre siempre ha influido bastante en mí. Las razones por la cual soy profesional precisamente por él y también lo seguí en la música. A él le gustaba la música, yo adquirí eso y comencé a estudiar percusión. Posteriormente hicimos una banda con mi familia la cual tocábamos en Europa, que después cuando llegamos a Chile continuo con mi hermano a cargo y también toque en otros grupos pequeños, mi amor por la música es herencia, es un legado familiar se podría decir.

En relación al fútbol, cuando yo era niño mi papá jugaba en un equipo que se llama el Britania era del sector donde yo vivo. Ellos requerían una serie infantil y junto a mi papá tratamos de reunir niños, pero lamentablemente no se dio. Entonces los niños que estábamos no fuimos a otros clubes, mi hermano se fue al Boca Juniors y yo al Racing. Entonces comenzamos a jugar, me acuerdo que en ese tiempo nos elegía Nibaldo Ormazábal que en paz descanse, un gran deportista que entrego todo por el deporte. También me acuerdo del primer infantil, porque después yo me fui a Suecia. En un campeonato de la AFA salimos ganadores y yo salí goleador, la final se jugó en la cancha oriente.

¿Cómo se introdujo en la política?

Éramos muy cercanos al partido comunista, de hecho mi papá era de la izquierda cristiana. Cuando volví a Chile me comencé a estudiar derecho y conocí a un profesor que me conquisto en el buen sentido de la palabra, su nombre era Domingo Claps. Él era profesor de institucional y era del Partido Socialista (PS). Entonces me fui entusiasmando de la manera de cómo se expresaba, me di cuenta de mi identidad como persona, me identifique mucho con lo que el planteaba y con los principios del Partido Socialista. Llegue a ser presidente provincial, presidente regional, posteriormente concejal del PS y actualmente alcalde socialista.

Sabemos que fue presidente del capítulo de concejales de AMRA, y actualmente miembro del directorio ¿Cómo ha sido su experiencia?

Positiva porque pude informarme, aprender y conocer la necesidad de los concejales, porque mucha gente habla de los alcaldes pero jamás habla de los concejales. Ellos son como la primera línea del alcalde porque son los que van a terreno, sus necesidades son varias, muchos municipios no tienen ni oficina. Además también los concejales tienen facultades limitadas, el poderoso es el alcalde o la alcaldesa. Muy bonita esta experiencia porque pude ver las necesidades de los concejales dentro de la región en las distintas comunas, las cuales yo respeto y las comprendo porque yo fui concejal.

¿Qué mensaje les daría a las personas de Antofagasta?

Me gustaría decirle a Antofagasta que en este poco tiempo que voy a estar, voy a hacer lo mejor posible, seré lo más responsable y serio. Que confíen en mí y me den la posibilidad de hacer las cosas bien.