Tras un mes de protesta: Freedom Astorga puso fin a su huelga de hambre a un día de su audiencia

El pasado 5 de marzo, el preso de la revuelta de 2019 coció sus labios y comenzó una huelga de hambre con el objetivo de adelantar el juicio para demostrar su inocencia, luego un año y medio sin respuestas manteniendo prisión preventiva en la Cárcel de Antofagasta.

Durante la mañana del pasado viernes 9 de abril, se realizó la audiencia de preparación para el juicio de los acusados por Carabineros, Ministerio Público e Intendencia, por los hechos ocurridos el 30 de Diciembre de 2019.

Entre ellos se encuentra Freedom Astorga, acusado de intentar robar el arma de un funcionario de carabineros que, según la declaración emitida por la Agrupación Providencia, “se encontraba con licencia médica portando su arma de servicio y en estado de ebriedad intentó atropellar a un grupo manifestantes en el centro de la ciudad”.

Hasta la fecha, Astorga lleva más de un año y tres meses en prisión preventiva en la cárcel de Antofagasta, por lo que el pasado 5 de marzo coció sus labios e inició una huelga de hambre “con el objetivo de lograr el cambio en la medida cautelar que le permitiera ver a su hijo de 1 año y 6 meses y adelantar el juicio oral con el fin de demostrar su inocencia”.

Publicidad

Inocencia que la agrupación asegura que es por falta de pruebas, como “el cambio de los delitos por los que se acusa a nuestros compañeros, pasando de “homicidio frustrado” a “lesiones menos graves”, lo que evidencia los montaje y mentiras sobre las cuales se sostienen las acusaciones. ¿Quién se responsabiliza por el tiempo en prisión, los maltratos y estigmatizaciones de que han sido objeto?”.

Finalmente, y a dos semanas de la próxima audiencia para Freedom y sus 7 compañeros acusados de diversos delitos, desde la agrupación Providencia hace “un llamado a la comunidad a seguir en la lucha, a no soltar las calles, a levantar espacios de solidaridad por los compañeros presos políticos, a difundir la verdad de los hechos para romper el cerco comunicacional que nos imponen los medios oficiales”, concluyeron.