Pacientes de psiquiatría del Hospital Regional Antofagasta expusieron obras realizadas en talleres de arteterapia y ergoterapia

Los talleres artísticos permiten a los pacientes con patologías de salud mental adquirir o mantener algunas habilidades que los ayuden a trabajar procesos de concentración, seguimiento de indicaciones, rutinas, procesos de relajación y concentración, entre otros beneficios.

Un grupo de pacientes adultos, pediátricos y adolescentes de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Regional de Antofagasta recientemente expusieron algunos trabajos artísticos, realizados por ellos mismos en talleres de ergoterapia y arteterapia.

De acuerdo con Yasna Ordoñez, terapeuta ocupacional del servicio de psiquiatría, explicó que los talleres artísticos permiten a los pacientes con patologías de salud mental adquirir o mantener algunas habilidades que los ayuden a trabajar procesos de concentración, seguimiento de indicaciones, rutinas, procesos de relajación y concentración, entre otros beneficios.

La unidad de psiquiatría aplica principalmente dos técnicas para alcanzar estos objetivos: la ergoterapia y la arteterapia. Ordoñez explica que, mientras los talleres de arteterapia se relacionan con actividades artísticas en general, los de ergoterapia tienen más relación con el hacer o la construcción de objetos. “Hemos hecho casitas para aves y otros objetos, esto obviamente permite a los pacientes referir una mejoría significativa al participar en estas actividades. Obviamente, por el tipo de pacientes que manejamos, estas actividades son un poco restrictivas, es decir, hay materiales que ellos no pueden mantener en sus habitaciones, o en muchos casos solo pueden usarlos de forma supervisada, eso requiere de un alto nivel de compromiso del personal, pacientes y familiares… pero el resultado es altamente positivo”, indicó la terapeuta ocupacional.

Publicidad

Las Obras destacadas

Yasna Ordoñez comenta que el valor que tienen estas obras de arte, va mucho más allá de la representación plasmada. “Tenemos obras que fueron desarrolladas por pacientes con severa discapacidad intelectual, y cuando vemos lo plasmado por estos pacientes, uno nota que ellos están más conectados de lo que uno supone. Ellos son capaces de reconocer letras, significados, colores, y los plasman de forma adecuada y coherente”.

La utilización de materiales reciclados también envía un mensaje de creatividad por parte de los pacientes. “Ellos hacen muchas obras abstractas, pero también otras muy reales. Encontramos pinturas detalladas, con márgenes precisos, colores acordes a la realidad, vemos erizos que tienen colores de erizos, manzanas muy similares a las reales, es importante la conexión con la realidad y eso lo notamos cuando ellos dibujan un cielo que se asemeja al cielo real, un suelo que se ve firme, etc”.

Ordoñez recuerda que todo este trabajo es posible gracias a la participación de todos los funcionarios de la unidad de psiquiatría y también al compromiso de los familiares de los pacientes. “Una vez finalizados los procesos de tratamientos, los pacientes que se van a sus casas tienen la posibilidad de llevarse sus obras y compartirlas con su red de apoyo”, finalizó.