La pandemia no afecta el negocio minero: Escondida aumentó sus ganancias en un 115% en 2020 llegando a 2.400 millones de dólares

Desde la minera operada por BHP indican que aumentaron sus impuestos al Estado y además, que señalan que "estos positivos resultados fueron posibles gracias al cuidado de la salud y seguridad de todos los equipos".

Enun 115% en comparación al periodo anterior, aumentó sus ganancias Minera Escondida durante el periodo enero-diciembre 2020, contabilizando una ganancia neta de 2.400 millones de dólares.

La producción de cobre de Escondida, faena ubicada 170 km al sureste de Antofagasta, a 3.100 metros de altura y
cuyos propietarios son BHP (57,5%), Rio Tinto (30%), JECO Corporation (10%) y JECO 2 ltd. (2,5%), durante el año 2020 alcanzó un total de 1.187.317 toneladas, compuestas por 953.430 t. de cobre contenido en concentrados y 233.886 t. de cátodos de cobre. La cifra es muy similar a la de 2019, cuando la producción fue de 1.187.816 t.

Los ingresos ordinarios asociados a ventas sumaron US$ 7.652 millones, lo que representó un aumento de un 7% en comparación al mismo periodo del año 2019. Esto se debió principalmente al mayor precio del cobre, explica.

Publicidad

Los costos (excluidos costos financieros netos) fueron de US$ 4.097 millones, lo que significó una disminución de 24% en relación a 2019. Esta disminución se debe principalmente a la provisión de US$ 662 millones registrada en 2019 por la cancelación de un contrato de energía en base a carbón, como parte del cambio de Escondida a un abastecimiento 100% de energía renovable.

El resultado por actividades de la operación fue un ingreso de US$ 3.591 millones, lo que representó un aumento del 101%, debido al mayor precio y los menores costos mencionados anteriormente.

“Aumento de los impuestos al Estado”

En su informe de los resultados operacionales, que se da a conocer precisamente cuando se discute la exigencia de mayores tributos al sector minero para el país mediante el proyecto de “Royalty Minero”, la cuprífera indica en su título que “aumentó sus impuestos al Estado”, indicando que entre enero y diciembre Minera Escondida contabilizó impuestos a la renta e impuesto específico minero por un total de US$ 1.055 millones, un 107% más que en el año 2019. A ello se añade el pago de US$ 214 millones en impuestos por distribución de dividendos.

La ganancia neta del periodo, en consecuencia, fue de US$ 2.400 millones, un 115% más a la obtenida en igual período de 2019.

Estos positivos resultados fueron posibles gracias al cuidado de la salud y seguridad de todos los equipos de Escondida, que han demostrado una enorme capacidad para enfrentar el desafío de la crisis sanitaria por COVID-19“, indican desde la empresa, añadiendo que lo anterior “ha permitido mantener la continuidad de la operación, los niveles de producción y nuestro aporte a la economía de la región y del país“.

Desde el inicio de la pandemia las faenas mineras en la región han mantenido un funcionamiento prácticamente normal, lo cual ha encendido las alarmas desde el Colegio Médico por la falta de transparencia en las cifras de contagios en la minería, solicitando reiteradamente a las autoridades la realización de test PCR de salida, cuando los trabajadores finalizan sus turnos y regresan a sus hogares.

Asimismo, los cuestionamientos se han instalado en relación al transporte, por cuanto más allá de las medidas en las faenas, los viajes en avión desde y hacia Antofagasta pueden implicar un riesgo, según han advertido especialistas del Colegio Médico.

Relacionado: