Descubren agujero negro fuera de la vía láctea desde Observatorio ubicado en Taltal

El agujero negro recién descubierto fue detectado en NGC 1850, un cúmulo de miles de estrellas situado a unos 160.000 años luz de distancia, en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia vecina de la Vía Láctea

El agujero negro recién descubierto fue detectado en NGC 1850. Fotografía de: ESO

Gracias a un grupo de astrónomo del Observatorio Europeo Austral (ESO) y el Telescopio Very Large Telescope (VLT) ubicado en la comuna de Taltal de la Región de Antofagasta, se pudo detectar la influencia gravitacional de un pequeño agujero fuera de la Vía Láctea, sobre el movimiento de una estrella cercana.

Desde el observatorio indicaron que es la primera vez que se utiliza este método de detección. Además, de ser clave para emplearse a futuro en la detección de agujeros negros que se encuentren ocultos en la Vía Láctea o en otras galaxias cercanas.

El Agujero Negro
Este pequeño agujero negro se encuentra ubicado en un cúmulo de miles de estrellas llamado NGC 1850, ubicado a unos 160.000 años luz de distancia en la Gran Nube de Magallanes, la mayor de las “galaxias satélites” de la Vía Láctea. Siendo, aproximadamente 11 veces más masivo que el Sol, y fue su influencia gravitacional en la estrella de cinco masas solares que lo orbita lo que llamó la atención del equipo científico de ESO.

Publicidad

Cabe señalar que, la comunidad astronómica ya había detectado previamente agujeros negros tan pequeños de “masa estelar” en otras galaxias captando el resplandor de rayos X emitido cuando tragan materia, o a partir de las ondas gravitacionales generadas cuando los agujeros negros chocan entre sí o con estrellas de neutrones.

Sin embargo, la mayoría de los agujeros negros de masa estelar no delatan su presencia a través de rayos X u ondas gravitacionales.

El revolucionario método dinámico utilizado por la investigadora del Instituto De investigación Astrofísica de la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido) y directora de este proyecto; Sara Saracino junto a su equipo, podría permitir a la comunidad astronómica detectar muchos más agujeros negros y arrojar nueva luz sobre cómo funcionan.

La directora del proyecto, Sara Saracino, señaló que próximamente este descubrimiento podría estar siendo publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society; una de las revistas científicas más importantes de astronomía y astrofísica reconocidas a nivel internacional.

Saracino explicó que observamos todas y cada una de las estrellas de ese cúmulo y, como Sherlock Holmes cuando seguía los pasos en falso de una banda criminal con su lupa, tratamos de encontrar alguna evidencia de la presencia de agujeros negros, aunque sin verlos directamente”.

“El resultado que mostramos representaría sólo a uno de los criminales buscados, pero cuando has encontrado uno, estás en el buen camino de descubrir muchos otros en diferentes cúmulos”, declaró la científica.