14.6 C
Antofagasta
Martes 16 de Julio del 2024 16:49

“Traidor. Asesino. Terrorista. Ladrón. Cobarde”: Figuras políticas de Antofagasta aplauden columna de Daniel Matamala sobre Pinochet

La columna de opinión del periodista donde se refiere con datos al rol ejercido por el ex dictador como traidor, asesino, terrorista, ladrón y cobarde ha sido replicada y compartida por figuras regionales, quienes destacan la importancia de promover el conocimiento de la verdad histórica, frente a los dichos de algunos sectores extremos que relativizan la figura de Pinochet e incluso lo han calificado de "estadista" ad portas de conmemorar 50 años del golpe de estado.

Lea también:

El Diario de Antofagasta
El Diario de Antofagasta
Noticias de Verdad. DiarioAntofagasta.cl es el medio digital más leído de la región minera de Chile. Noticias, entrevistas, reportajes, fotos, videos, opinión y contenido de Antofagasta, Calama, San Pedro de Atacama, Tocopilla, Mejillones, Taltal.

Distintos mensajes de reconocimiento ha recibido la columna publicada por el periodista Daniel Matamala sobre Augusto Pinochet, titulada “Traidor. Asesino. Terrorista. Ladrón. Cobarde”.

En Antofagasta, el texto fue compartido por figuras regionales como el Senador Esteban Velásquez (Regionalista), los concejales de Antofagasta Waldo Valderrama (PC) y Camilo Kong (CS), entre otros.

En la columna de opinión, el periodista Daniel Matamala cuestionó la percepción de Pinochet como un estadista, como señaló un Consejero Constitucional del Partido Republicano y presentó una visión crítica de su legado.

Así hizo énfasis en la trayectoria de Pinochet como traidor, recordando la obsecuencia de Pinochet con cualquiera que estuviera en el poder, a los mismos que luego traicionaría y demonizaría durante su dictadura, como es el caso del Presidente Salvador Allende o su superior, el General Carlos Prats, a quien regaló una banda presidencial cuando era su súbdito, pero luego mandó a asesinar en Argentina junto a su esposa, Sofía Cuthbert.

La columna luego refiere a Pinochet como asesino, dando cuenta del asesinato de militares, sacerdotes, estudiantes, campesinos, artistas, diplomáticos. “Silva proclama que su modelo es Jesús, y que hace política desde la definición de “cristiano” y “pro-vida”. Pero su visión “equilibrada” es el más abyecto relativismo moral, que rebaja las vidas y el sufrimiento humano a ser apenas instrumentos; un factor más de la ecuación, un costo lamentable, pero que a lo mejor puede valer la pena si el otro platillo de la balanza está suficientemente cargado. ¿Cuántas torturas se pagan con una carretera? ¿Cuántos cuerpos desaparecidos se compensan con un millón de dólares en inversión?”; indica el periodista.

Como tercer punto el comentario refiere a Pinochet como terrorista, afirmando que “fue el peor terrorista de la historia de Chile. Usando el terrorismo de Estado para expandir el pavor, su dictadura torturó a 28.459 chilenos, ejecutó a 2.125 e hizo desaparecer a otros 1.102”.

Recuerda además los atentados terroristas perpetrados por el régimen en Buenos Aires, Roma y Washington.

El cuarto punto, refiriéndose a la trayectoria de Pinochet como Ladrón, recuerda que “en la “balanza”, algunos quieren equilibrar la corrupción con un supuesto milagro económico. Ello no solo es inmoral, sino también falso. Las cifras prueban que la dictadura fue económicamente mediocre y socialmente desastrosa”.

En ese sentido recuerda que durante la dictadura la economía chilena creció menos que en los gobiernos de Alessandri o Frei Montalva y mucho menos que en los gobiernos democráticos que vinieron posteriormente. Además tuvo unos niveles de inflación promedio del 79,9% y desempleo del 18% considerando el PEM y el POJH, programas de trabajo precario muy mal pagados creados para maquillar la crisis económica en la que sumió al país la dictadura.

“Fue un dictador corrupto que se enriqueció mientras la mayoría de los chilenos vivían en la miseria, y que ocultó el dinero robado, bajo alias como “Daniel López”, en 125 cuentas bancarias. El botín personal de su saqueo se ha estimado en más de 17 millones de dólares”, indica la columna.

Finalmente como último tópico se refiere a que Pinochet fue cobarde, en cuanto simuló estar enfermo y, literalmente, se hizo el loco: fingió demencia para zafar de la justicia.

Así murió. Como vivió, sin jamás tener la decencia de asumir la responsabilidad por sus actos. Culpando siempre a otros por sus crímenes”, cierra el punto la columna.

La columna de Matamala también ha generado un debate público sobre la interpretación de la historia y la responsabilidad de los líderes políticos al abordar los hechos del pasado. Algunos sectores han criticado la postura de relativismo moral propuesta por aquellos que intentan equilibrar los logros de un gobierno con los graves abusos cometidos bajo su mandato.

En medio de este debate, se espera que estas reflexiones impacten en la forma en que la sociedad chilena aborda su historia reciente.

El impacto de estas reacciones y el debate subsiguiente serán fundamentales para la comprensión de la historia del país y para garantizar que los crímenes cometidos no sean olvidados ni minimizados.