Violenta jornada de represión en Antofagasta tras marcha apoyando a Chiloé

Organizaciones sociales acusan que efectivos policiales sin su identificación obligatoria actuaron con fuerza desmedida para silenciar y amordazar una nueva jornada de protesta contra el modelo económico que ocasiona el desastre ecológico y social en Chiloé. Se contabilizaron 33 detenidos, algunos con lesiones.

Detención de una persona fuera de la Tercera Comisaria de Antofagasta
Detención de una persona fuera de la Tercera Comisaria de Antofagasta. @FotosFlash1327 vía Twitter

Una violenta jornada de represión policial se registró la noche de este jueves en Antofagasta, en el marco de una manifestación ciudadana en apoyo a las demandas de Chiloé, zona del país que a su vez protesta por las consecuencias económicas y sociales del régimen neoliberal impuesto al país desde la dictadura militar.

Los manifestantes se desplazaron ocupando diferentes calles del centro de la capital regional expresando de manera pacífica su opinión respecto al conflicto y rechazando la forma en que lo ha manejado el gobierno, cuando un numeroso contingente de Fuerzas Especiales actuó para disolver y silenciar la manifestación, ingresando incluso hasta el interior de un Mall para detener a manifestantes.

Todavía no se ha entregado una declaración ni cifra oficial de detenidos por parte de la policía, si bien desde las organizaciones sociales que participaron en la jornada de protesta se habla de 33 detenidos, que permanecieron durante varias horas encerrados, a la vez que se denunció la presencia de personas con heridas debido a la violencia con que actuó el personal de Fuerzas Especiales.

Publicidad

Entre las personas detenidas se consideraron incluso Observadores de Derechos Humanos que se encontraban registrando las detenciones para velar que no se cometieran irregularidades en el proceso, incluyendo a la Directora del Instituto de Derechos Humanos de Antofagasta, quien acusó el trato vejatorio al que fueron sometidas las personas detenidas, así como también que el personal policial no portaba su identificación obligatoria.

Esto último corresponde a una situación que ya se ha denunciado en anteriores jornadas de represión contra manifestaciones ciudadanas y que reviste la mayor gravedad, por cuando se trata de una situación completamente al margen de la ley que facilita la impunidad para que se cometan actos de violencia y abusos, como los que se han registrado en tantas ocasiones durante las movilizaciones sociales.

Los detenidos acusan que sufrieron golpes, patadas, ahorcamientos y trato vejatorio mientras permanecieron al interior de la unidad policial.

No obstante estos hechos, se prevé que las movilizaciones sigan en aumento en la ciudad instalando además demandas locales, por cuanto tienen mucho en común con las de Chiloé y otros puntos del país al tratarse de una muestra de descontento generalizado contra el sistema político y económico imperante en el país.