Universidad Católica del Norte (UCN) oficializó este martes la creación de una comisión que se encargará de establecer un protocolo que regule situaciones frente al acoso y violencia sexual dentro del establecimiento, considerando los estamentos estudiantil, académico y funcionario.

Así lo informó el Director General Estudiantil (DGE) del plantel, Eduardo Jaramillo, precisando que dicho protocolo determinará no sólo los conceptos, sino que también regulará un procedimiento que incluya denuncias, sanciones y acompañamiento a las víctimas. “Esto último, ya que, por la delicadeza de estos casos, hay que tomar ciertos resguardos como confidencialidad, celeridad, creación de redes de apoyo, apoyo psicológico a las víctimas y también que exista una constante información hacia ellas de cómo va avanzando el procedimiento”, indicó.

COMISIÓN

Publicidad

Se aseguró la participación tanto de carreras humanistas como científicas (académicos y estudiantes), a fin de contar con distintas visiones; así como se consideraron criterios de paridad de género. La comisión contará con el apoyo técnico de Coordinación Estudiantil de la DGE, sobre todo en materias relacionadas con la contención psicológica y aspectos jurídicos a considerar.

La Coordinadora Estudiantil de DGE, Carla Tito, expuso que se firmarán dos convenios de colaboración externos: “Uno con el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (Sernameg) y el Centro de la Mujer, que nos van a ayudar en la capacitación y material técnico; y otro con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), quienes van a ser los supervisores técnicos de la comisión”.

MEDIDAS TRANSITORIAS

En la actualidad los reglamentos de la UCN, tanto en permanencia como de comportamiento, establecen sanciones ante una agresión de cualquier miembro de la comunidad universitaria. “Esta norma es súper amplia y engloba situaciones físicas como agresión psicológica, no distinguiendo un lugar de acción, simplemente que el agresor y la víctima sean parte de la universidad. Nosotros adecuamos esto, lo que se traduce en la apertura de una investigación sumaria, para poder recibir los casos que se pudieran producir previo a la implementación del protocolo”, explica Carla Tito.

El año pasado se inició un periodo de levantamiento de información, fundamentalmente en cómo las distintas carreras estaban abordando el problema, determinando que en Psicología (Antofagasta) se estaba trabajando en la creación de un protocolo, y que en el Campus Guayacán (Coquimbo) en Medicina, existían medidas transitorias para este tipo de casos.

DENUNCIAS

“Es importante resaltar que es la Comunidad UCN en su conjunto la que ahora se está haciendo cargo del problema, incluidos los estudiantes”, manifiesta Eduardo Jaramillo. En este sentido, el directivo remarca que se debe fortalecer la confianza entre el estamento estudiantil para realizar denuncias, tanto a través de las jefaturas de carrera como con DGP y DGE en Antofagasta, así como en Secretaría Docente y Estudiantil, y el Departamento Estudiantil en Coquimbo.

Al respecto, el directivo llamó a hacer las denuncias en caso de existir casos de acoso o violencia de género. “Muchas veces puede existir el temor a que la institucionalidad no va a apoyar al denunciante, pero nosotros tenemos el personal capacitado en el área jurídica, de atención médica y psicológica, y estamos en disposición a tratar el tema, no sólo por una contingencia, sino sobre la base de los valores de nuestra universidad, donde son relevantes la dignidad y el respeto de los derechos de todos los integrantes de la institución”.

TALLERES

La DGE junto a SERNAMEG realizaron este martes dos jornadas de capacitación a funcionarios de la Casa Central.

Los talleres se enfocaron en materias de violencia en el “pololeo” y violencia de género. El encargado regional de Prevención de Violencia contra las Mujeres, Felipe Caro Vega, explicó que se están capacitando a profesionales claves con estrategias “para reconocer violencia y atender a estudiantes y funcionarias que han sido víctimas de acoso sexual, violencia en el “pololeo” o cualquier otra dinámica de violencia contra las mujeres”. Finalmente añadió que primero se debe sensibilizar el tema y evitar replicar modelos machistas que se han construido en la sociedad provocando situaciones de violencia.