“Menos intervención y más acompañamiento”: Antofagasta se sumó a la semana mundial del parto respetado

Con una semana cargada de actividades se llevó a cabo la Semana Mundial del Parto Respetado, instancia que invita a la comunidad a reflexionar en torno a nuestros procesos fisiológicos, a educarse respecto a los derechos que tienen madres, padres e hijos e interiorizarnos respecto a la importancia y el impacto que tiene un parto humanizado.

¿Qué se entiende por parto respetado o humanizado?

En palabras de la matrona Jackeline Torres, parte del Comité Organización Semana Mundial del Parto RespetadoEs lograr que todos los tipos de nacimientos, sea cual sea, pueda suceder de la forma que la madre lo desee” Tratando así de cumplir todos sus anhelos, esto acompañado previamente de la información necesaria respecto a los procesos fisiológicos de su cuerpo, a sus derechos como madre y los derechos de su bebé. Para esto, recalca Jackeline, es importante, que todo el equipo médico se involucre, así podrán estar al tanto de cuales serán los anhelos de la madre.

A lo largo de los años, el concepto de parto respetado ha salido en escena en respuesta a las constantes denuncias por violencia obstétrica que surgen en los distintos establecimientos de salud, tanto en públicos como privados. Sin ir más lejos, la ley que promueve el parto humanizado lleva el nombre de Trinidad, bebé que muere en el útero de su madre por negligencia médica.

Publicidad

En ese sentido, la Ley Trinidad pretende eliminar prácticas rutinarias innecesarias que se estarían implementando en mujeres gestantes – entre el 70% y 80% – nos referimos a:

  • Negar la libertad de movimiento a la mujer en trabajo de parto y confinarla a la cama.
  • Usar monitorización fetal continua sin patología perinatal diagnosticada.
  • No ofrecer la posibilidad de ingerir alimentos y líquidos durante el trabajo de parto, parto y post parto.
  • No ofrecer la posibilidad a la mujer de estar acompañada de manera continua por las personas que ella desee durante el trabajo de parto, parto y postparto.
  • Realizar inducción mecánica o farmacológica del trabajo de parto y conducción oxitócica del trabajo de parto que no sean basados en la real necesidad materna y perinatal y por motivos sin justificación médica (feriados, fase latente o inicial prolongada, presión familiar, creencia de pelvis estrecha-feto grande, etc).
  • Usar analgesia peridural rutinaria.
  • Romper membranas de manera artificial.
  • Realizar episiotomía de rutina.
  • Poner a la mujer en posición de litotomía para el parto.
  • Limitar los tiempos de cada etapa del parto.
  • Realizar tactos vaginales por horario.
  • Presionar el fondo uterino: maniobra de Kristeller.
  • Dirigir los pujos en la fase expulsiva del parto.
  • Realizar fórceps profiláctico.
  • Cortar de manera inmediata el cordón umbilical.
  • Separar a la madre y su recién nacido después del parto.
  • Administrar fórmula u otras sustancias al recién nacido post parto sin justificación médica y/o el consentimiento informado de la madre.

Karina Díaz, presidenta del Colegio de Matronas de Antofagasta, nos comenta que el concepto de violencia obstétrica es complejo, ella aclara que, como Gremio pretenden que todos los procedimientos se lleven a cabo de la mejor forma, sin embargo, no siempre se cuenta con la infraestructura necesaria para seguir al pie de la letra los protocolos implementados para la realización de un parto humanizado

Las matronas Jackeline Torres y Carmen Vergara que conforman el Comité que organiza la Semana Mundial del Parto Respetado en Antofagasta, se suman a las palabras de Karina Díaz y agregan que, en el antiguo Hospital Regional de Antofagasta era imposible llevar a cabo un parto humanizado, donde no se contaba con el espacio ni con el tiempo para proceder con partos de este tipo “las salas estaban separadas por cortinas, los plazos sí o sí debían ser cortos, ya que, tenías que ocupar al instante la sala de parto con otra paciente (..)” Las tres profesionales coinciden y aseguran que en distintos puntos del país esta situación se repite.

Destacan además, el cambio que ha generado el nuevo Hospital Regional, el cual cuenta con salas personalizadas, donde se puede llevar a cabo con tranquilidad un parto fisiológico. En ese sentido, clínicas privadas de Antofagasta se han sumado a la iniciativa del Parto Respetado, capacitando a sus profesionales, implementando salas para brindar luz más tenue, incluso algunas cuentan con piscina para el parto en agua, todo esto en pos de mejorar las condiciones en las que dan a luz las mujeres hoy en día, en una sociedad acelerada, que ha perdido de una u otra manera la conexión con sus procesos fisiológicos.

La Semana Mundial del Parto Respetado parte el 2004 por la Asociación Francesa por el Parto Respetado, con la finalidad de mejorar la dignidad del nacimiento y del parir.

En torno a eso, en Antofagasta se llevaron a cabo actividades que contaron con la exposición de dos documentales: “Microbirth” y “Renacimiento del Parto” y charlas donde se profundizó en la temática de parto respetado y además, se expusieron vivencias de distintos tipos de partos. Por último, la exposición de la obra teatral “Amnios” dirigida por la actriz y dramaturga Constanza Bustos, donde se muestran situaciones relacionadas al parto, vista desde distintos puntos de vista: el de usuario, de profesional de la salud y por otro lado, se hace una representación de como podría ser un parto fisiológico, personalizados por dos simios. Constanza nos comenta que la obra tiene la finalidad de acercar a la comunidad eso “natural” que hemos perdido, agregó además que lo que le movió a realizar esta obra fue el ímpetu social detrás de la comitiva organizativa de esta semana mundial del parto respetado, quienes le pidieron que creara una obra en torno a la temática. La obra Amnios tuvo buena acogida por el público y  se espera tener prontamente nuevas fechas.