Después de dos años de ejecución, las mujeres indígenas del Valle de Lasana, Quillantay, egresaron exitosas del proyecto que dio vida a la creación del producto Té de Zanahoria Gourmet “Ckapar Lickau” (cuyo significado es Raíces de Mujer), el cual ya se encuentra a la venta para conquistar el paladar del público gourmet y de los miles de turistas que visitan la segunda región.

Esta iniciativa que fue posible gracias a fondos del FIC-R aprobado por el Gobierno Regional con el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura, y ejecutado por la Corporación de Desarrollo de la Provincia de El Loa – PROLOA con el aporte de Minera El Abra, pretende promover el emprendimiento de mujeres de la comunidad de Lasana con una infusión cuyo sabor es único y de preparación cien por ciento natural.

En este contexto el Presidente de la Corporación PROLOA, Víctor Realini manifestó que al llegar y ver el resultado del trabajo “estoy sorprendido, es un gran proyecto que ha cubierto todo el proceso de lo que significa levantar un negocio. Además de cumplir un sueño, es una oportunidad para llevar un negocio rentable y de impacto para la zona”.

Publicidad

Por su parte, el Seremi de Agricultura, Jaime Pinto afirmó: “esto es una muestra de lo que buscamos en cuanto a disminuir las desigualdades, en el campo existe una desigualdad, y proyectos como este abre nuevas oportunidades a través de la diversificación. Creemos que les irá muy bien como emprendedoras, y en la medida de que este producto se haga conocido estas mujeres podrán obtener mejores ingresos familiares y potenciar la agricultura, la cual actualmente se encuentra amenazada por el ámbito inmobiliario e industrial”.

Finalmente, Carolina Ferrel Yere, representante legal de la empresa “Ckapar Lickau” y productora del té, agradeció a todas las instituciones que participaron de este proyecto explicando que “para las mujeres de Lasana es un gran logro poder tener nuestra propia planta de producción y nuestra empresa con todo en regla, listas para vender y promover nuestro producto que es único y aunque modernizamos los procedimientos, la esencia no se pierde ya que esta infusión es natural y trae muchos beneficios a quien la consume”.

El proyecto invirtió en la construcción de una planta de producción con todo el equipamiento industrial que se requiere y cumpliendo con todas las condiciones y requisitos del Servicio de Salud; mientras que las mujeres productoras recibieron un completo plan de capacitación en las áreas de negocio, marketing y alfabetiazción digital para manejar su emprendimiento, además de conformar su propia empresa que les permitirá insertarse en el mercado con todas las normas legales y tributarias.