El fiscal de Calama Marcelo Bravo, formalizó este jueves en el Hospital Carlos Cisternas, de esta ciudad a Eliut Gustavo Martel Claudio de 34 años, a quien imputa dos delitos: femicidio y parricidio en perjuicio de su conviviente de 24 años y su pequeña hija de 3 años de edad, respectivamente, hecho ocurrido en esta ciudad, el 27 de julio pasado.

Martel Claudio, se encuentra hospitalizado desde el día de los hechos, hospitalizado, ya que presenta una herida en el cuello y este jueves se llevó a cabo una segunda audiencia en la sala donde se encuentra recuperándose, en el curso de la cual fue formalizado por esos dos delitos, fijándose un plazo de investigación de cien días.

Hasta el Hospital se dirigieron el Juez de Garantía, el fiscal, el defensor y la abogado querellante, del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, para proceder a la formalización que hace una semana no se pudo realizar por encontrarse el enfermo entubado. Ayer el paciente salió de su gravedad, por lo que se hizo efectiva la orden de detención que pesaba sobre él, por lo que dejó de tener guardia de Carabineros y pasó a ser custodiado por Gendarmería.

Publicidad

FEMICIDIO Y PARRICIDIO

El hecho que conmocionó a la capital loina, ocurrió el 27 de julio pasado, cuando Eliut Martel Claudio, de nacionalidad peruana, al igual que su conviviente y su hija, llamó a algunos familiares y comentó que había terminado con la vida de sus seres queridos y que asimismo pensaba quitarse la vida.

Los familiares se dirigieron al lugar donde este alquilaba una habitación en la calle Pucón de esta ciudad y encontraron a la conviviente de Martel Claudio, Beiny Yuliza Torres Laura, sin vida y junto a ella, también fallecida la pequeña hija de la pareja Claudia Cristal Martel Torres de sólo 3 años de edad.

Asimismo comprobaron que el autor de estos hechos también se encontraba herido. Los familiares trasladaron al único sobreviviente hasta el Hospital Carlos Cisternas donde se hicieron ingentes esfuerzos para salvarle la vida, consiguiendo estabilizarlo.

De acuerdo a versión de familiares los tres habían llegado desde Perú a Chile, en busca de mejores horizontes, pero se encontraban en la región en calidad de inmigrantes ilegales, aunque en el último tiempo, él había encontrado trabajo como panadero y había anunciado que esperaba regularizar su situación.