Hasta el campamento Frei Bonn llegó el ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg; junto al intendente de Antofagasta, Marco Antonio Díaz, donde anunciaron que el campamento que se incendió ayer lunes en Calama será erradicado de forma definitiva.

En concreto, las autoridades regionales decidieron inhabilitar dicha toma de terreno debido a las precarias condiciones en las que se encontraba.

En tanto, los 400 damnificados por el siniestro ahora están ocupando el colegio 21 de mayo, a pocas cuadras del lugar, pero tendrán que ser reubicados en dos semanas, cuando los estudiantes deban volver de sus vacaciones.

Publicidad

Puntualmente, el secretario de Estado recalcó en duros términos que se buscarán soluciones definitivas a través de subsidios habitacionales. “Nosotros tenemos procedimientos, pero esos procedimientos hay que cumplirlos. Y las familias lo saben. Cuando hay familias que están en asentamientos irregulares o campamentos, nosotros lo que le pedimos es que se organicen y postulen. Y como se dice en buen chileno, que hagan la fila”, admitió.

Por ello, se mantienen sumamente preocupados por su situación a corto plazo, ya que la autoridad fue enfática en que no podrán volver a instalarse en el mismo lugar.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Empujados probablemente por esas preocupaciones, durante la visita del ministro y otras autoridades a la zona afectada, los vecinos decidieron encarar y enfrentarse a ellos.

Pese a ello, el intendente Díaz fue enfático y recalcó que “las personas no pueden volver a estos asentamientos. Y no vamos a permitir que vuelvan. Este no es un lugar seguro ni salubre para habitar”, recalcó.

Para cerrar, el alcalde de Calama, Daniel Augusto, recalcó que la erradicación “iba cumpliendo un plan, sólo que este siniestro anticipa la situación. Es una emergencia, pero el plan ya estaba establecido y se guía en los tiempos normales”.