Desde mayo de este año, se reanudó la Escuela Andina: Curso en Patrimonio Cultural Atacameño, impartido por el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo R. P. Gustavo Le Paige s. j. de la Universidad Católica del Norte en San Pedro de Atacama, programa financiado mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Fondart Regional, convocatoria 2018.

El objetivo de esta escuela es entregar herramientas teóricas y prácticas, en base a los estudios desarrollados de diferentes disciplinas de las ciencias sociales en el Desierto de Atacama, para aplicarlos en áreas como el etnoturismo y desarrollo comunitario. Valentina Figueroa, directora del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo dijo que “existe una real necesidad de integrar, en la producción de contenidos, tanto al conocimiento científico como al conocimiento tradicional. La idea central para esta novena Escuela Andina era incorporar estos dos  enfoques tanto en el nivel de los docentes como de los contenidos impartidos”.

Son 35 alumnos, atacameños y residentes en San Pedro de Atacama fueron los beneficiados de entrar al programa que dicta clases teóricas y salidas a terreno en materias que consideran temas de gran beneficio comunitario, como geopatrimonio, patrimonio cultural y natural, ecología política, ambiente y primeros poblamientos en Atacama, entre otros. La mayoría pertenecen al Liceo C-30, y ya trabajan como guías de turismo, dirigentes, emprendedores locales, funcionarios públicos, pertenecientes a diferentes
comunidades indígenas de la comuna.

Publicidad

Claudia Armella, alumna becada de la comunidad de Talabre señaló que “es un sacrificio venir desde Talabre, pero lo encontré muy interesante y bueno para aprender. Es muy grato encontrarme con otros compañeros y compartir esta experiencia. A futuro me va a servir porque lo puedo transmitir en la comunidad donde estamos rescatando el turismo y qué mejor que con la historia de nuestros antepasados”.

Ya se proyecta una nueva versión de la Escuela Andina para el 2019 debido a la alta demanda e interés que promueve. Además de existir la posibilidad de trasladar este curso a otros poblados que requieren de capacitaciones para seguir desarrollando proyectos de desarrollo cultural, patrimonial y/o turístico.